mujerHoy

vivir

Samia Orosemane: una humorista con hijab

“Velo y feminismo no son antagónicos: la liberación de la mujer no pasa por la desnudez”. (Africultures, enero 2013).

La humorista Samia Orosemane
La humorista Samia Orosemane d.r.

No es fácil hacer reír con un hijab en la cabeza. Eso pensaba la humorista Samia Orosemane, la nueva reina de los monólogos de humor en Francia, cuando con 20 años empezó a vestir el velo islámico y dejó el teatro, su gran pasión desde que empezó a leer a Molière en el colegio. ¿Quién iba a querer contratar a una actriz que no muestra su cabello? Trabajó entonces como niñera y en fábricas, hasta que un día vio a una mujer, musulmana como ella, interpretar a un muchacho con turbante. Y como la vocación nunca la había abandonado, decidió producir su propio espectáculo –que arrasa en los teatros de Francia y de medio mundo–, sin renunciar a sus raíces.

Hija menor de padres tunecinos, Samia Orosemane creció en Clichy-sous-Bois, una de las periferias más degradadas de París y foco de los disturbios de 2005, cuando la violencia urbana de los hijos de emigrantes desclasados prendió fuego a más de 9.000 coches y colocó al país en estado de emergencia.

¿Quién es Samia?

  • Nació en París en 1980, en el seno de una familia tunecina.
  • Estudió en el Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático de París, pero tuvo que abandonar sus estudios.
  • Se dio a conocer en 2009 con elespectáculo Samia y los 40 cómicos.
  • En 2012 puso en marcha el monólogo Femme de couleurs, escrito, dirigido y producido por ella misma.
  • Su canal de YouTube, Tele Aïcha, tiene más de 100.000 suscriptores.
  • En 2014 creó el primer festival del humor en la isla de Djerba (Túnez), de donde son sus padres.

Pero de toda esa rabia nacida del racismo y la exclusión, Samia hizo humor: su video condenando los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo, en el que pedía a los “integristas, islamistas, yihadistas, pianistas, ciclistas” que dejaran de matar en nombre de su religión y se buscaran otra excusa, se hizo viral en pocos días y la catapultó a la fama.

Ahora tiene un canal de YouTube, Tele Aïcha, y se ha vuelto un rostro recurrente en la televisión francesa. En su show Femme de couleurs [Mujer de colores], cuenta su vida y trata temas socialmente polémicos. Sus monólogos se centran, en buena parte, en el hecho de ser una mujer musulmana, pero también representa todos los acentos y tonos de piel que componen la Francia de hoy. Lo mismo imita los estereotipos de africanos que los de las pijas parisinas, o a su propia madre, que se oponía a su boda con un negro de la Martinica.

Samia se ríe de nuestros prejuicios –y de los de su madre– y es capaz, desde un humor nada ofensivo y sin vulgaridades, de descolocar a cualquiera. Un humor “100% hallal”, como ella misma bromea, que quiere abrir las mentes y convertirse en un canto a la convivencia. Y todo, con un turbante, porque su libertad como mujer radica, asegura Samia, en vestir como le dé la gana.


Horóscopo