mujerHoy

vivir

Facebook es bueno para la memoria... o no

Tanto para bien como para mal. Un estudio revela que lo que se publica en las redes sociales se recuerda mejor.

Una chica joven comparte una foto en las redes sociales.
Una chica joven comparte una foto en las redes sociales. GTRES

Pues sí, en caso de que quieras olvidar algo deja de publicarlo en Facebook. Y esto vale para las resacas interminables y para las malas rupturas. Un estudio acaba de demostrar que publicar tu experiencias en las redes sociales mejora la memoria y no solo porque los algoritmos de Facebook se encargan de recordarte el pasado una y otra vez.

Hace mucho tiempo se sabe que escribir, hablar de un tema o reflexionar a menudo sobre algo nos ayuda a recordarlo con más detalle. De lo cual se deduce que publicarlas en sitios como Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat o en un blog casi las graba en tu memoria a sangre y fuego. De esta hipótesis partieron los científicos que publicaron los resultados de su investigación en la revista 'Memory'. El estudio consistía en medir cuáles eran los efectos del uso de Facebook y otras redes sociales sobre la memoria de 66 estudiantes universitarios.

Lo que comprobaron los investigadores es que los eventos que se habían publicado on line eran más fáciles de recordar que los que no, incluso cuando no fueran señalados o emocionalmente importantes para el usuario. El hecho de publicar algo en una red social era suficiente para que fuera más fácil de recordar. "Si alguien quiere recordar una experiencia los conseguirá mejor si la publica y comparte en una red social", dice uno de los autores del trabajo, el profesor Qi Wang de la Universidad de Cornell. "La posibilidad de compartir una experiencia con otra persona es clave en el proceso de construir la memoria”, escribe.

Pero la investigación también encontró un efecto contrario. Pues a medida que nos acostumbramos a usar la información digital y a disponer de Internet como fuente de información menos usamos la memoria y se pierde, por tanto, la capacidad de recordar. "Acabamos confiando a Internet tareas que antes hacíamos con nuestra memoria y así vamos dejando de almacenar información porque sabemos que siempre podemos consultar a Internet y empezamos a olvidar", señalan.