mujerHoy

vivir

Palabra de Mujer

Cuando la víctima no declara en un jucio por violencia de género, el hombre es absuelto. Pero a veces a ella no puede. ¿Por qué no se tiene en cuanto su estado psicológico?

Siluetas de mujeres asesinadas en manos de sus parejas.
Siluetas de mujeres asesinadas en manos de sus parejas. Cordon

Celebramos que se intenten modificar las leyes para que se pueda escuchar la voz de la mujeres. Como muestran los datos, la vía jurídica es necesaria, pero insuficiente. Entre las nuevas propuestas, está la de modificar una ley del siglo XIX que obliga a la víctima a declarar en el juicio, ya que, en caso contrario, el agresor es absuelto. Sin embargo, en este contexto hay que tener en cuenta que no se puede obligar a hablar a quien no puede hacerlo. ¿Por qué una mujer se acoge a la dispensa de no declarar contra su maltratador? ¿Por qué retira la denuncia? Por miedo, por mucho miedo a lo que le pueda pasar y porque, una vez más, disculpa a su agresor aliándose en una complicidad inconsciente que, en muchas ocasiones, acaba costándole la vida.

El afán de erradicar la violencia sin tener en cuenta sus causas, deja a la mujer sin comprender el drama que vive y sin posibilidad para cambiar de vida. Ella tiene que tomar la palabra para declarar en un juicio, pero también ante sí misma para no mentirse y cambiar de posición frente a su maltratador. Para poder hacerlo necesita ayuda, tiempo y que las palabras de la denuncia y de sus primeras declaraciones sirvan de algo.

Hay dos frentes desde los que se puede ayudar a la mujer. Uno es darle medios para vivir con sus hijos protegida y que no se absuelva al maltratador con tanta facilidad. En este sentido, es buena la propuesta del Observatorio de la Violencia de Género de que todas las declaraciones se graben y que si en el juicio oral la mujer no quiere declarar, esas grabaciones previas se utilicen como prueba. Tener en cuenta sus palabras desde la primera vez supone no ignorar los graves conflictos psíquicos por los que está pasando.

El otro frente, es darle asistencia psicológica desde el inicio del proceso. Una mujer maltratada tiene que enfrentarse a sí misma y a su maltratador, debe acceder a los conflictos inconscientes que han estallado ahora, pero que comenzaron mucho antes. La víctima no es culpable de nada, solo sufre de una tendencia autodestructiva que la somete a un hombre que quiere destruirla. Demasiadas mujeres han muerto sin poder hablar. Conocemos el relato de los hechos, pero nada se sabe del enigma que a cada una de ellas las llevó a soportar lo insoportable. Y necesitan ayuda para salir de ese pozo sin fondo que las ahoga.

Una ley del siglo XIX

  • Resulta llamativo que, sabiendo que existe la violencia doméstica, todavía funcione una ley del siglo XIX en la que se dispensa a una persona de declarar contra un familiar. Es decir, se intenta proteger a la familia y mantener una idealización infantil de ella, negando que algunos han podido cometer delitos.
  • En el siglo XIX no se había descubierto cómo funciona el psiquismo. En el siglo XXI, es anacrónico negar el sustrato inconsciente de nuestros actos. 

Romper el silencio

En una pareja, las dificultades de uno se proyectan sobre el otro. Las tendencias autodestructivas se hacen evidentes cuando una mujer cae en brazos de un maltratador. Esas tendencias han sido abonadas desde la infancia. La mujer no sabe manejar su agresividad, no sabe defenderse.

Los maltratadores odian lo femenino y necesitan demostrarse a sí mismos que son dueños de esa persona que ellos rebajan hasta convertir en un objeto. Mientras la mujer inhibe su agresividad y la soporta cuando proviene del hombre, este inhibe sus debilidades y las proyecta sobre la mujer intentando destruirla.

Pero una situación de maltrato se puede cambiar. La mujer tiene que poner palabras a lo que le sucede. Todas las ayudas institucionales que se le puedan dar son necesarias. Ahora bien, se hace imprescindible proporcionarle recursos internos que la ayuden a defenderse a sí misma y protegerse de la violencia.

Una mujer maltratada tendría que disponer de medios para ser atendida psicológicamente, incluso antes de la denuncia. Necesita romper los barrotes de la dependencia emocional y acceder a esa ayuda para aprender a comprenderse y a cambiar. ¿No sería conveniente, si tienen miedo, que pudieran hablar en el lugar adecuado?

Las leyes aportan un marco desde el cual sancionan al maltratador solo si la víctima habla en el juicio ratificando lo que ya dijo. Pero a veces no puede. Falta una ayuda imprescindible, necesita conocer las causas que están detrás del infierno que vive. Pero eso necesita tiempo; si cuando llega el juicio ella aún no puede hablar, tendría que ser suficiente con las declaraciones anteriores.

La noticia Víctimas de maltrato

  • Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, ha señalado la necesidad de modificar el artículo 416: la dispensa de la obligación de declarar para las víctimas de violencia. Más de la mitad de los acusados de malos tratos quedan absueltos al no declarar las mujeres contra ellos en el juicio.
  • Carmona propone que las declaraciones se graben desde el principio y sirvan en el juicio oral.

Horóscopo