mujerHoy

vivir

Los beneficios de trabajar en agosto: eres más productivo y gastas menos

Trabajar durante un periodo del año en el que la mayoría de las empresas cierran, tiene sus ventajas.

Un escritorio de trabajo en verano.
Un escritorio de trabajo en verano. GTRES

En agosto aumenta la concentración, la eficacia y la productividad de los trabajadores, según asegura la experta en recursos humanos y profesora de Economía y Empresa de la UOC, Gina Aran. La explicación reside en que, tal como precisa la experta, durante el mes de agosto el personal puede concentrarse más fácilmente pues hay menos interrupciones laborales y menos pérdidas de tiempo, lo que redunda en esa mayor eficacia y productividad.

Pero no es el único beneficio, ya que esa citada tranquilidad ayuda a reorganizarse, finalizar las tareas pendientes, planificar el curso que viene y renovar el espacio de trabajo ordenando el archivo y haciendo limpieza de documentos que ya no es necesario tener a mano.

Además, tal como añade la experta en recursos humanos los beneficios de trabajar en agosto no sólo se concentran en la oficina. «Los días son largos y al acabar la jornada laboral puedes hacer pequeñas desconexiones diarias encontrándote con los amigos, visitando exposiciones o incluso yendo a la playa (en el caso de que trabajes cerca de la playa), Además, los fines de semana se pueden hacer escapadas fuera de casa», explica.

Además en la ciudad hay menos tránsito y se puede aprovechar para ir a pie al trabajo o en bicicleta y respirar un aire un poco más puro.

Otro punto que destaca es el ahorro que puede suponer no irse de viaje o de vacaciones durante la temporada estival. «Los precios de los hoteles o apartamentos están por las nubes en esta época, cosa que no ocurre en otro momento del año. Si lo que quieres es tener unos días de playa, todavía estás a tiempo y a mitad de precio en septiembre», comenta.

Y cuando vuelven los compañeros...

La experta aconseja tener mucha paciencia con los compañeros que vuelven de vacaciones, puesto que los ritmos de incorporación son lentos. «Vuelve el estrés a la oficina y seguramente los primeros días no serán demasiado eficaces, por lo que habrá que ser tolerantes con su rendimiento», explica. Por eso recomienda hacer una reunión de equipo para «reengancharse al trabajo» y repetirla semanalmente durante los siguientes 15 días. Algunos trabajadores incluso pueden sufrir estrés posvacacional, que suele durar entre diez y quince días. Según la consultora Addeco, un 30% de las personas sufre este síndrome, y las mujeres lo acusan más por tener más presión en el entorno sociofamiliar.


Horóscopo