mujerHoy

vivir

Nuevas guías dietéticas ¿Por qué no son claras?

La lucha contra la obesidad está en la agenda de la Casa Blanca, pero las nuevas 'Guías Dietéticas' de los Estados Unidos están en entredicho. Seis expertos explican por qué.

Michelle Obama, en un comedor escolar.
Michelle Obama, en un comedor escolar. Cordon Press

El mundo espera todos los años la lista de ganadores de los Oscar, pero la difusión de las 'Guías Dietéticas' efectuadas por el Gobierno de los Estados Unidos provoca reacciones no menos apasionadas. Publicadas cada cinco años, dichas guías originan cambios en la industria alimentaria, influyen en los consejos de los médicos, generan tendencias de consumo y alteran las dietas escolares tanto o más que cualquier campaña de su primera dama, Michelle Obama, contra la obesidad infantil.

Pero las guías para el periodo 2015-2020 están causando un debate más crudo que nunca. Sus críticos afirman que muchas de sus recomendaciones son deliberadamente confusas y citan sin pestañear "presiones de lobbies industriales y políticos interesados en camuflar mensajes que no les convienen de forma que sean difíciles de interpretar por la población". Añaden que esas presiones han "descafeinado" el informe previo que el Comité Científico Asesor (formado por 14 expertos independientes) entregó a los redactores finales de las guías, dependientes del Gobierno federal y vulnerables a las presiones citadas.

Las guías para el periodo 2015-2020 están causando un debate más crudo que nunca.

Otros expertos, en cambio, defienden que estos nuevos textos suponen "un gran avance respecto de las anteriores" e incluso temen que las críticas acaben teniendo un peligroso efecto rebote. "El mensaje de que las nuevas guías no dan recomendaciones válidas está diciendo a la gente: "No hagas caso a nadie y sigue comiendo como hasta ahora", puntualizaba Rafael Perez-Escamilla, profesor de Salud Pública de la Universidad de Yale (EE.UU.). Entonces, ¿a qué hay que atenerse? Para poder formarnos nuestra propia opinión, hemos consultado a seis reconocidos expertos mundiales en nutrición y esto es lo que nos han contestado.

Marta Garaulet "Resaltan la importancia del tamaño de las raciones"

"Las nuevas guías tienen de positivo que no son restrictivas, además de presentar el esquema de la dieta mediterránea como paradigma de dieta saludable. Sin embargo, me sorprende que no diferencien entre aceites de soja y girasol y de oliva virgen extra, teniendo en cuenta las demostradas propiedades de este último. Es interesante que especifican que las necesidades nutricionales deben alcanzarse con alimentos y no con suplementos nutricionales, hierbas o pastillas."

Continua: "Además, resaltan la importancia del tamaño de las raciones, uno de los grandes problemas de la obesidad actual, y colocan los zumos de fruta procesados en el lugar que le corresponde, es decir como bebidas azucaradas (si no alcanzan el 50% de su contenido en fruta completa). A diferencia de las guías del 2000, las nuevas no restringen el colesterol de la dieta, y explican que el riesgo de desarrollar niveles altos de colesterol sanguíneo procede de las grasas saturadas y el exceso de energía y azúcares, y no del colesterol de los alimentos (presente en huevos y marisco). Otra novedad es la indicación de que los cereales de la dieta deben proceder, al menos en un 50%, de cereales integrales".

¿Quién és?

  • Catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia y profesora visitante de la de Harvard (EE.UU.)
  • Está en el comité directivo de la Fundación Española de Nutrición y de la Academia Nacional de Nutrición.
  • Autora, entre otros libros, de Pierde peso sin perder la cabeza (Editeca Red).

Frank Hu: "Es una oportunidad perdida para tener una dieta más saludable"

"El informe del Comité Científico Asesor, del que formé parte, era más específico que las nuevas guías. En nuestro documento, no solo definimos un patrón alimentario saludable en términos de elecciones sanas, como frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos, semillas y pescados, sino que hablamos también de reducir el consumo de carnes rojas y procesadas, alimentos dulces y bebidas azucaradas y harinas refinadas. En las guías, esas recomendaciones han sido reemplazadas por consejos vagos, como 'tomar una gran variedad de alimentos ricos en nutrientes' ".

"Ese lenguaje poco concreto puede provocar confusión. Además, la sostenibilidad medioambiental, importantísima en nuestro informe, no aparece citada, debido a presiones políticas y de la industria cárnica. Sin embargo, los estudios más recientes señalan que una dieta rica en vegetales y con menos alimentos de origen animal es más saludable para las personas y tiene un menor impacto en el medio ambiente. Ignorar este punto es una oportunidad perdida para explicar el impacto que tienen las elecciones alimentarias y crear un sistema de alimentación más sostenible y saludable, tanto para los humanos como para el planeta".

¿Quién es?

  • Profesor de Medicina de la Univ. de Harvard, dirige el Centro de Investigación en Nutrición y Obesidad de dicha universidad.
  • Ha sido miembro del Comité Científico Asesor de las Guías Dietéticas para los Americanos 2015-2020 y de los consejos editoriales de Lancet Diabetes & Endocrinology, Diabetes Care y Clinical Chemistry.
  • Gran divulgador del estudio español PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) en EE.UU. , ha participado en su comité asesor externo.

Los 10 consejos clave:

  1. Mantén un peso saludable, evitando el exceso de calorías procedentes de alimentos pobres en nutrientes.
  2. Consume más frutas frescas, al menos tres raciones al día.
  3. Toma más verduras, al menos dos raciones al día.
  4. Cocina con aceite de oliva virgen extra.
  5. Consume frutos secos, al menos tres veces por semana.
  6. Elige pescado, legumbres o carne de ave como fuente de proteínas en vez de carnes rojas.
  7. Reduce al mínimo el consumo de azúcar, refrescos y bebidas azucaradas.
  8. Opta por pan y harinas integrales.
  9. Controla el consumo de sal y productos procesados.
  10. Elige lácteos desnatados.

Alfredo Martínez Hernández: "Se centran en controlar grasas y azúcares"

"Las nuevas pautas se centran en evitar algunos nutrientes (controlar grasas saturadas y trans junto a los azúcares simples), promover la variedad y la densidad nutritiva o asegurar una hidratación saludable. Sin embargo, aunque valoran la personalización de la dieta en relación a la edad y el sexo, no enfatizan el concepto de nutrición de precisión, donde deben considerarse circunstancias individuales como las preferencias, el ritmo circadiano, las intolerancias y los aspectos sociales, además de la herencia genética".

¿Quién es?

  • Catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra.
  • Será presidente de la Unión Internacional de Ciencias de la Nutrición (IUNS) de 2017 a 2021.

Marion Nestle: "Las guías están mediatizadas por la política"

"Sabemos que en las nuevas guías la política ha intervenido porque hablan de nutrientes cuando les interesa. Por ejemplo, dicen "grasa saturada" como un eufemismo de carne, azúcares añadidos en vez de decir bebidas azucaradas y sodio en vez de hablar de alimentos procesados. Si las guías no estuvieran tan mediatizadas por la política, dirían las cosas de forma clara, como por ejemplo, "come menos carne y toma menos azúcar y alimentos procesados", todo ello con el consejo de tomar más verduras y frutas. Hay montones de evidencias científicas que apoyan mensajes de ese tipo. El resto es política".

¿Quién es?

  • Profesora de Nutrición, Estudios Alimentarios y Salud Pública de la Univ. de Nueva York.
  • Autora de Política y Alimentación (University of California Press), está considerada como uno de los científicos más influyentes del mundo en nutrición.

Ángel Gil: "En otros países son necesarias otras recomendaciones"

"Al margen de las críticas, si los norteamericanos siguiesen estas recomendaciones mejoraría su salud general. Si bien pueden servir de modelo para otros países, los estilos de vida de muchos, son muy diferentes, por lo que son necesarias recomendaciones específicas, como las publicadas por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria".

¿Quién es?

  • Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular II del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos del Centro de Investigación Biomédica de la U. de Granada.
  • Preside la Fundación Iberoamericana de Nutrición.

Miguel Ángel Martínez: "No indican de qué alimentos hay que comer menos"

"Han hecho lo de siempre: dejar claro de qué hay que comer más, pero callar de qué hay que comer menos. En el resumen afirman que hay que comer más fruta, verdura, pescado, aceite de oliva, pan integral, legumbres, yogur y frutos secos. En el lado negativo, en vez de especificar lo científicamente justificado (reducir el consumo de carnes rojas y procesadas, pan blanco, dulces, refrescos y alimentos precocinados) se habla de tomar menos grasa saturada, azúcares y sodio. En el lado positivo, se habla por primera vez de que no todas las grasas son malas, que si uno no es diabético no tiene por qué reducir su consumo de huevos y que el café tiene efectos generalmente beneficiosos".

¿Quién es?

  • Catedrático y director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Univ. de Navarra y visiting scholar de la de Harvard.
  • Coordina la red temática PREDIMED.
  • Premio al Mejor Investigador de Nutrición en España.

Para saber más:

Health.gov

Predimed

Garaulet

Unav

Comentarios