mujerHoy

vivir

Cáncer de mama: decálogo de prevención

Aunque no existe una manera segura de prevenir el cáncer de mama, puedes tomar estas medidas que reducen el riesgo.

Mujeres unidas para prevenir el cáncer de mama.
Mujeres unidas para prevenir el cáncer de mama. fotolia

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo y representa, según la OMS, el 16% de todos los cánceres femeninos. Se estima que 1 de cada 8 mujeres desarrollarán este tipo de tumor a lo largo de su vida; sin embargo, la supervivencia con un diagnóstico de cáncer de mama de más de 5 años es superior al 90% y aumenta cada año un 1,4%, por lo que los datos, aunque todavía alarmantes, son cada vez más esperanzadores.

Aunque el cáncer de mama no se puede prevenir, numerosos estudios recientes sí demuestran que el riesgo de padecer esta enfermedad se puede reducir incorporando a la rutina ciertos hábitos saludables. En este sentido, desde Aegon España comparten algunas pautas que tienen como principal objetivo prevenir esta patología:

Pautas para prevenir el cáncer de mama:

  • Lactancia materna: la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer recoge entre sus recomendaciones para prevenir el cáncer que la lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad, ya que amamantar tiene un efecto protector en las células mamarias. Así, cuanto más prolongada es la lactancia, menor es el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Hacer ejercicio físico habitualmente: realizar ejercicio físico durante 20 o 30 minutos al día ayuda a reducir la cantidad de grasa del organismo y disminuir los niveles de estrógenos, que están muy vinculados con algunos tipos de cáncer de mama.
  • Dieta saludable: aunque ningún alimento o dieta puede prevenir la aparición del cáncer de mama, existen algunos ‘superalimentos’ como el trigo, el tomate, el brócoli, el té verde o la soja que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y, por tanto, reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Limitar el consumo de alcohol: según numerosos estudios, las bebidas alcohólicas aumentan considerablemente el riesgo de sufrir un tumor mamario.
  • Cuidado con las terapias hormonales: se debe consultar con el médico los posibles efectos secundarios de tratamientos con alto contenido hormonal (principalmente, estrógenos).
  • Temprana detección: el cáncer de mama es una de enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente; es decir, antes de que aparezca algún síntoma. Además, las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en la etapa inicial con casi del 100%. En este sentido, los expertos médicos de Aegon recomiendan revisiones regulares cada año, independientemente de la edad.
  • Antecedentes familiares: en el caso de existir antecedentes familiares, la regularidad de las pruebas y la precaución deben aumentarse.
  • Apoyo familiar: si pese a la prevención se detecta el cáncer, el apoyo de la familia, de la pareja y de los amigos es vital, así como no aislarse durante el tratamiento. La superación de esta enfermedad es una lucha personal pero también un trabajo en equipo.
  • Ayuda psicológica: cada vez hay más seguros que incluyen esta cobertura, ya que más allá del cuidado médico, esta enfermedad conlleva múltiples connotaciones emocionales y un arduo proceso de aceptación de los cambios físicos y de la nueva realidad.
  • Esperanza: la voluntad, la esperanza y la fuerza de voluntad pueden ser los mejores aliados para la curación.