mujerHoy

vivir

Engordamos a finales de año, pero no tanto como creemos

Parece evidente pensar que es en Navidad cuando ganamos más peso, pero lo cierto es que comenzamos mucho antes...

Una chica joven tomando chocolate.
Una chica joven tomando chocolate. fotolia

Un estudio de la universidad de Cornell ha demostrado que empezamos a engordar mucho antes de la Navidad. Los investigadores marcan el principio del fin en las fiestas de Halloween (téngase en cuenta que se trata de un estudio hecho en Estados Unidos) una ganancia de kilos extra que se mantiene hasta navidades o reyes.

El estudio se realizó con datos de 3.000 personas procedentes de Estados Unidos, Alemania y Japón. En Estados Unidos los investigadores observaron que entre octubre y noviembre se empezaba a ganar peso y que entre el día de nochebuena y el de nochevieja se ganaba alrededor de medio kilo de peso (mucho menos de lo que imaginamos, por cierto). La mitad de ese peso se perdía rápidamente cuando terminaban las navidades pero la otra mitad resistía, se instalaba entre tripa y cadera, y costaba unos cinco meses de esfuerzo quitarselo de encima.

La tendencia era similar en otros países, pero en Alemania se engordaba más entre navidades y Semana Santa, mientras que en Japón la ganancia de peso se observaba entre las Navidades y la Semana Dorada (en abril) que es la fiesta más importante del país. Lo que está claro es que la gente come más de sus comidas favoritas y abandona la dieta en los períodos de fiesta. “En todo el mundo las fiestas tienen algo en común: un incremento del ingreso calórico”, escriben los autores del estudio.

Estos investigadores indican que la ganancia de peso en las fiestas, sobre todo en navidad, es real pero no es tan alta como se cree y apuntan que este hecho se ha exagerado en los medios y en la cultura pop. En 2013 un estudio de la Universidad de Texas apuntó que sus participantes solo ganaron peso entre el día de Thanksgiving y el de año nuevo alrededor de medio kilo.

El estudio de la Universidad de Cornel siguió por primera vez a todos sus participantes durante un año y está en condiciones de asegurar que esta ganancia de peso es sutil pero es real y muchas personas no consiguen volver a su peso original. Y ya se sabe... Si cada año se engorda medio kilo a los diez años ya habremos acumulado un sobrepeso de cinco kilos solo por las fiestas.

Los autores creen que en el hemisferio norte la gente gana peso entre el otoño y el invierno debido a una combinación entre las copiosas comidas de las fiestas y las bajas temperaturas que obligan a disminuir la actividad física al aire libre. Su consejo es que en lugar de hacer buenos propósitos de año nuevo en enero, entre los que siempre suele estar perder peso, se haga un buen propósito en octubre para no ganar peso. Si lo cumples no habrá que preocuparse por pasarse los primeros cinco meses del año intentado adelgazar.