mujerHoy

vivir

Antibióticos a examen

En cuanto llega el frío, los catarros y las toses, les reservamos un hueco en el botiquín. ¿Pero qué sabes realmente de ellos?

Una enfermera mostrando antibióticos.
Una enfermera mostrando antibióticos. fotolia

En reserva. No siempre es necesario tomar antibióticos por mucha tos que tengas o muy mal que te sientas. Los catarros y la gripe esconden al mismo culpable que algunos casos de bronquitis aguda, un virus, y contra los virus los antibióticos no sirven de nada.

Mejor, sin alcohol. Las familias de antibióticos que normalmente se usan en infecciones respiratorias, urinarias y de garganta (macrólidos y quinolonas) disminuyen su efecto si bebemos alcohol. Y si estamos tomando cefalosporinas (para infecciones de la piel) o metronizadol (para las de la boca o vaginales), las consecuencias son más desagradables: náuseas, vómitos, ansiedad e incluso taquicardia e insuficiencia respiratoria

No los pidas:

El 46% de las personas ingresadas en un hospital español reciben un tratamiento antibiótico, así como la tercera parte de los pacientes que acuden a su médico de atención primaria, según los datos de la Agencia Española del Medicamento, que además advierte de que el 50% de esos tratamientos son inadecuados. Este uso inapropiadoes peligroso, porque incrementa la morbilidad y la mortalidad de los procesos infecciosos.


Horóscopo