mujerHoy

vivir

La depresión silenciada

La vergüenza y la culpa pueden destrozar a las mujeres que no se sienten felices durante y tras su embarazo. ¿Qué podemos hacer cuando la tristeza convierte la maternidad en una cuesta abajo hacia el abismo?

Mujer en la recta final de su embarazo
Mujer en la recta final de su embarazo ADOBE STOCK

Mientras sus compañeras de trabajo miraban a su bebé y le decían "¿No es maravilloso?", Melissa pensaba que se estaba muriendo por dentro. Pero la procesión se quedaba ahí, sepultada entre noches en vela y ataques de llanto. Melissa tenía miedo a que la juzgaran si confesaba lo triste, cansada e inútil que se sentía en el que había supuesto que sería el momento más feliz de su vida. Por eso tardó un año en pedir ayuda y en que el psiquiatra le diera el nombre oficial de su sufrimiento: depresión posparto. Su testimonio, incluido en un artículo del diario The New York Times publicado bajo el esclarecedor título "Es hora de tomar en serio la depresión posparto", dio voz a un drama que vive oculto tras un muro de silencio que algunas madres comienzan a construir mucho antes del parto. Un muro que la OMS considera un "serio problema de salud pública" y que le puede salir muy caro tanto a ellas como a su descendencia.

La depresión perinatal, que va de moderada a severa y que comprende el periodo entre el embarazo y después del nacimiento del bebé, puede afectar a la prematuridad del parto, al peso al nacer del bebé, provocar complicaciones neonatales e influir en el desarrollo cognitivo de los niños que, si se crían con una madre deprimida, desarrollan un mayor número de problemas emocionales y de conducta, entre otros.

Pero el riesgo más grave (aunque sea el menos frecuente) es el de suicidio e infanticidio. Desde 2012, Reino Unido publica el MBRRACE-UK, un informe cuyo objetivo es detectar los riesgos que amenazan a las madres y aportar mejoras en su cuidado. En 2015, este informe concluyó que el 25% de los fallecimientos maternos que ocurren entre las seis semanas y un año después del alumbramiento se deben a trastornos mentales como la depresión posparto.

Un problema invisible 

Entre un 2 y un 5% de las embarazadas españolas sufrirán diabetes gestacional. Y un 2% padecerá preeclampsia [asociada a hipertensión]. Estos porcentajes justifican que en las revisiones del embarazo se chequeen sus niveles de glucosa y tensión arterial. Paradójicamente, las cifras hablan de que la depresión posparto afecta al 19-20% de las madres; los trastornos de ansiedad, al 13%; y que el 6% de las mujeres que pasan por una cesárea de emergencia desarrollarán un trastorno por estrés postraumático. Pero en ninguna revisión, ni durante ni después del embarazo, les preguntan cómo se sienten.

Para que entendamos la importancia de los datos, según el Instituto Nacional de Estadística, en 2015 en España se produjeron 420.290 nacimientos, el 20% equivaldría a 84.058 embarazadas con alteraciones emocionales (ansiedad y depresión fundamentalmente). ¿Qué les estamos ofreciendo a esas mujeres?

Casi un 20% de las madres sufre depresión postparto; y el 13% ansiedad.

"No podemos considerar el embarazo, el parto y la futura maternidad como una operación de amígdalas. Las cifras indican que la inmensa mayoría de las mujeres no sufrirá ninguna alteración emocional en esta etapa, pero también que alrededor de un 20% sí sentirá un gran malestar emocional y necesitará algo más que una ecografía", afirma tajante el dr. Jorge Osma, profesor del Departamento de Psicología y Sociología de la Universidad de Zaragoza y vicepresidente de la Sociedad Marcé Española, que se ocupa de la formación en salud mental perinatal. La Psicología Perinatal se centra en los problemas psicológicos que afectan tanto a la madre como al bebé. Lamentablemente, no está demasiado desarrollada en nuestro país. De hecho, la guía promovida por el Ministerio de Sanidad para la práctica clínica en el embarazo y el puerperio apenas recoge dos recomendaciones al respecto en casi 500 páginas. Aunque soplan vientos de cambio.

Evaluación rutinaria

Desde enero del pasado año en EE.UU., y gracias a la presión de los grupos de expertos, las mujeres deben ser evaluadas de forma rutinaria para descartar la depresión durante y después del embarazo. En nuestro país, un estudio realizado en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, junto con la Universidad de Educación a Distancia (UNED) y en colaboración con la Universidad George Washington de EE.UU., ha demostrado que aproximadamente el 10-12% de las mujeres sufre mayor número de episodios depresivos durante el embarazo y que cerca del 65% de ellas no son diagnosticadas.

"Son cifras altísimas, esas tasas no se dan en la población general. Es aún más preocupante si tenemos en cuenta que sufrir depresión durante el embarazo es uno de los factores predictores de padecerla luego en el posparto. es como el primer escalón", explica la dra. María Fe Rodríguez Muñoz, profesora de Psicología de la UNED y encargada de "importar" el Proyecto de Mamás y Bebés de EE.UU. a España. En dicho programa se aprovecha la obligatoria visita al hospital para hacer la primera ecografía del embarazo para que las embarazadas contesten unos cuestionarios que sirven para evaluar su estado anímico. A las que poseen un riesgo moderado de desarrollar depresión, se les ofrece la posibilidad de acudir durante ocho semanas a grupos de intervención, en los que una psicóloga enseña una serie de recursos para aprender a gestionar emociones, terapias de relajación, afrontar el parto...

En EE.UU., se aprovecha la primera ecografía para evaluar el estado anímico".

"El objetivo es evitar que las pacientes en riesgo acaben desarrollando una depresión posparto. Y lo hemos logrado con un programa corto, educativo y barato", asegura la dra. Mª Eugenia Olivares, psicóloga de la Unidad de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico de Madrid, volcada tanto en el estudio (que continúa en activo recopilando datos a través de encuestas), como en las intervenciones. Estas últimas, sin embargo, no se están ofertando (el equipo está buscando patrocinadores), a pesar de que el resultado fue espectacular: todas las participantes estaban libres de depresión incluso seis meses después de dar a luz.

Cómo puedes buscar ayuda

  • Una evaluación a través del móvil. "La idea de la app MMF (Mamá Feliz) surgió como un medio sencillo que permitiera estudiar los factores de riesgo y los síntomas de ansiedad y depresión a lo largo del embarazo y el posparto a través del móvil", explica Jorge Osma. La app recoge información clínica y obstétrica, y evalúa el estado de ánimo ofreciendo a la mujer los resultados. En caso de puntuaciones elevadas, la aplicación recomienda visitar al especialista. La encuentras gratis en Play Store para Android.
  • ¿Depresión o tristeza? Tras el parto, muchas mujeres sufren el maternity blues (tristeza, llanto, cansancio...) que dura de dos a siete días. Hasta ahí, todo normal. El problema surge cuando esta actitud se perpetúa y degenera en bajo estado de ánimo, irritabilidad, cambios en el apetito, sentimientos de culpa o inutilidad... Contestar afirmativamente a estas preguntas desde el embarazo a seis meses después del parto indica que necesitas ayuda: Durante el mes pasado, ¿te has sentido triste, deprimida o desesperanzada?. Durante el mes pasado, ¿has sentido a menudo poco interés o placer por las cosas? Si es así, ¿quieres recibir ayuda para ello?
  • + Info: http://blogs.uned.es/mbc/ y en https://www.youtube.com/watch?v=GOLyBuCIagk

Solo dos preguntas

"Ojalá podamos instaurar este sistema para saber quién tienen riesgo y quién no y que las autoridades sanitarias pongan los dispositivos adecuados", afirma la dra. Nuria Izquierdo, obstetra del Hospital Clínico y encargada de difundir los buenos resultados de estas intervenciones psicológicas entre sus compañeros de profesión. "Yo me metí en esto porque, en general, los obstetras no indagamos en las circunstancias de la paciente, por lo que tenemos mucha culpa en lo que está pasando", explica.

Esta semana, la dra. Izquierdo acudirá al congreso de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia para exponer las últimas conclusiones de esta investigación: "Hemos descubierto que haciendo solo dos preguntas al principio del embarazo podemos conocer su riesgo de depresión. Gastamos más tiempo y recursos en problemas del embarazo que tienen menos prevalencia que la depresión, ¿por qué no dedicarlos a esto?".


Horóscopo