mujerHoy

vivir

En busca de la sonrisa perfecta

Un bonita boca, con unos dientes blancos es nuestra mejor carta de presentación. Pero, ¿somos capaces de hacer cualquier cosa para conseguirlos?

Manten una boca limpia y cuidada para una buena sonrisa.
Manten una boca limpia y cuidada para una buena sonrisa. adobe stock

A todos nos gustaría lucir una sonrisa digna de Hollywood, pero esa dentadura blanca inmaculada no está al alcance de cualquiera. Al menos, no de forma natural. ¿Por qué? Porque cada persona tiene su propio tono de esmalte dental, genéticamente determinado, y si deseamos aclararlo solo hay una solución: el blanqueamiento dental, una opción a la que recurren cada vez más españoles. "El auge de la estética dental es algo que empezamos a ver hace unos años y nos está acercando, poco a poco, a países como EE.UU. o Italia", explica el dr. Bruno Baracco Cabañes, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM). Su opinión la corrobora la dra. Patricia Zubeldia, odóntologa responsable de Sanitas Dental: "Se ha producido un significativo aumento en la demanda de tratamientos estéticos, y el más demandado es el blanqueamiento". ¿Pero en qué consiste este tratamiento? Te damos todas las claves.

¿Qué es un blanqueamiento?

En contra de lo que piensas, blanquear los dientes no consiste en dejar impoluto su esmalte, sino en aclarar la dentina. ¿Cómo? Empleando agentes blanqueadores como el peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida. Estos productos penetran en el diente y, cuando llegan allí, actúan sobre las macromoléculas de color (pigmentadas y de gran tamaño) y las hacen más pequeñas, consiguiendo extraerlas del interior del diente, lo que se traduce en un aclaramiento gradual. Existen diversas técnicas para conseguirlo, dependiendo de si se realiza en clínica o de forma domiciliaria o aunando ambas estrategias, que es el sistema "más efectivo, si se quiere una tonalidad blanca más definida y duradera", explica la dra. Zubeldia.

¿Se lo puede hacer cualquiera?

Existen determinadas patologías bucodentales, como la caries, la necrosis o la sensibilidad, que desaconsejan la realización de un blanqueamiento porque puede empeorar la situación inicial. Es importante saber que el blanqueamiento no funciona en empastes y coronas.

¿Qué precauciones hay que tener?

Lo primero es huir de las gangas. Es un tratamiento estético, pero serio. "En el Colegio hemos detectado un crecimiento de denuncias en los últimos años y la inmensa mayoría se deben a que el blanqueamiento no se había realizado bajo la supervisión de dentistas", asegura el dr. Baracco Cabañes. Recuerda: los dentistas son los únicos profesionales formados para hacer este tratamiento. "Otros tipos de blanqueamientos, de venta en farmacias o por internet, pueden tener riesgos para los dientes. Por ejemplo, si usamos geles con férulas no hechas a medida podemos lesionar las encías con quemaduras y rozaduras", afirma la dra. Zubeldia. Si los materiales penetran al interior de la encía pueden provocar la muerte del diente.

¿Y qué sucede con las pastas de dientes "blanqueantes"? Pues que no blanquean. La OCU ha analizado 13 de ellas y ha comprobado que funcionaban poco o nada. Lo que sí demostró su análisis es que no mostraban su grado de abrasividad en el envase, a pesar de que algunas poseían un nivel, legal, pero alto. La Asociación Dental Americana considera seguros los dentríficos con un grado de abrasividad inferior a 250, pero también advierte que incluso en esa cifra pueden causar efectos nocivos a personas con una salud oral delicada, por ejemplo, si se sufren problemas en las encías, se tiene un esmalte débil o se sufre sensibilidad dental.

¿Los dientes "blanqueados" quedan artificiales?

"El tope de color lo pone el diente, ni el odontólogo ni el paciente", asegura la dra. Patricia Zubeldia. El blanqueamiento dental aclara la dentina de dientes vivos, es decir, se trabaja con órganos vivos y existe una respuesta biológica, que varía de una persona a otra. El grado máximo de aclaramiento también es variable y depende de muchos factores: color inicial, motivo de la discoloración, etc. Y lo mejor de todo: hay un límite y es muy difícil que quede artificial. ¿Entonces qué le sucede a toda esa gente que tiene una sonrisa excesivamente blanca? "Es muy probable que no se correspondan con un blanqueamiento, sino con la colocación de carillas de un blanco excesivo", aclara el dr. Baracco Cabañes. En el extremo contrario, a las personas que temen un resultado poco estético están las que sufren blancorexia y nunca ven sus dientes suficientemente blancos, un trastorno cada vez más común en las consultas del dentista.

5 claves antimanchas:

  1. Vigila lo que comes. Ciertos alimentos contribuyen a manchar los dientes, por lo que debes moderar su consumo. Entre ellos se encuentran el té, el vino tinto, el vinagre balsámico, la salsa de soja, el café, los taninos presentes en granadas, arándanos o uvas, y las bebidas de cola.
  2. No fumes. El tabaco empeora el color de los dientes y ataca su salud.
  3. Atención a los suplementos. El propóleo, el betacaroteno y los antioxidantes, pueden manchar el esmalte.
  4. Vigila tu medicación. Fármacos como el hierro o los enjuagues de clorhexidina pueden dañar el esmalte.
  5. Cuida tu esmalte. Si sufres bruxismo, acude al dentista.
  6. Déjate de trucos caseros. Los productos elaborados por nosotros mismos para blanquear los dientes que ves en internet desgastan el esmalte dental, y puede ser peligroso.

¿Cuántos blanqueamientos te puedes hacer?

Si se realiza en unas condiciones controladas y planificado por un dentista es un tratamiento seguro que puede repetirse con cierto margen de tiempo. "Lo razonable sería realizarse uno cada cinco o seis años", asegura la dra. Zubeldia. Además, si pasado un tiempo (los dientes a medida que envejecen se oscurecen) o por algún motivo (medicaciones, enjuagues o hábitos) notamos que el blanco obtenido se apaga, es sencillo recuperarlo. Los dientes que han recibido un blanqueamiento pleno recuperan el tono fácilmente mediante un recordatorio sin necesidad de tener que hacer un ciclo completo de nuevo.

1.


Horóscopo