mujerHoy

vivir

Los alimentos que potencian el bronceado

Bronceada, protegida y bonita. Si quieres una piel así, cuida tu dieta. Te contamos qué alimentos te ayudan.

Una mujer, con la biel bronceada.
Una mujer, con la biel bronceada. GETTY

Para tener una piel sana y bonita, es esencial llevar una alimentación saludable cuya base sea vegetal (al menos el 50% de lo que comemos), abundancia de frutas y suficientes proteínas y grasas saludables. Según explica Natàlia Calvet, coach y experta en hábitos saludables, una alimentación rica en frutas y verduras le da a la piel un color más "amarillento" que asociamos con la salud y la belleza.

El principal responsable de este color amarillento es el consumo de carotenoides, un precursor de la vitamina A que encontramos en alimentos de color naranja y rojo. De esta manera, el consumo habitual de hortalizas y frutas cómo la zanahoria, el tomate, los albaricoques y la calabaza pueden ayudarte a mejorar tu bronceado.

Así, los albaricoques, las cerezas, el melocotón, el melón son algunas de las frutas que ayudan a que la producción de melanina en el cuerpo se haga de forma más natural, según explican los expertos de Ysonut, que también recomiendan incluir en la dieta el tomate, la sandía, el pimiento rojo y la papaya por su contenido en licopeno, un pigmento vegetal que ayuda a prevenir el daño que el sol pudiera producir.

Para preparar la piel antes de tomar el sol (previa protección con cosméticos de acción fotoprotectora adaptada a cada tipo de piel, por supuesto) debemos tener en cuenta los alimentos que favorecen la formación de colágeno. Como el colágeno es dependiente de la vitamina C, tomar naranjas, limón, pomelo, kiwi, melón y fresas contribuye a la formación del colágeno, uno de los componentes más importantes de la piel y de los huesos.

Las vitaminas liposolubles tienen un papel clave para que la piel tenga un buen aspecto, según explica Natalia Calvet quien, además de los carotenoides y la vitamina A, aconseja incluir en tu dieta alimentos como el kale y otras coles, así como las verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, berro, lechuga, rúcula..), pues todas ellas contienen vitaminas D, E y K.

No olvides las grasas

Otra clave para lucir una piel radiante es tomar suficientes grasas saludables. El miedo grasas se debe a que ha calado entre la población el mensaje de que comer grasa engorda y produce enfermedades cardiovasculares. Pero la ciencia ha demostrado que las grasas saludables son imprescindibles para la salud y necesarias incluso para la pérdida de peso. Tu piel lucirá un mejor aspecto si incluyes en tu dieta alimentos ricos en grasas saludables como el aceite de oliva, los frutos secos (almendras, avellanas...), las semillas (sésamo, pipas sin sal…), el aguacate, las aceitunas, el pescado azul y el huevo.

Además los ácidos grasos esenciales omega -3 (en pescados azules, mariscos, algas y frutos secos) protegen tus células frente a la inflamación y el envejecimiento.

La preparación de la piel para la exposición solar se completa con la inclusión en la dieta de alimentos que contengan un tipo de aceites rico en omega-6, necesario para la elasticidad de la piel, como el aceite de borraja, aunque el nutricionista destaca que es importante compensar el consumo de omega-6 con alimentos que contengan omega-3, que se puede encontrar en el aceite de nueces, aceite de camelina o el aceite de lino. Otras fuentes naturales de omega-3, que protege tus células frente a la inflamación y el envejecimiento, son los pescados azules, maricos, algas y frutos secos.

Hidratación, ante todo

Además de cuidar la alimentación, es aún más importante garantizar la hidratación del cuerpo bebiendo agua. Parece una afirmación obvia, pero muchas veces se olvida. Así, los expertos aconsejan beber agua (o líquidos sin azúcares) durante todo el día, pero sin cantidades concretas, sino más bien atendiendo a los signos del cuerpo que indican si está o no hidratado o si bebo o no suficiente cantidad de líquidos al día.


Horóscopo