mujerHoy

vivir

Tres curas sorprendentes para el jet lag

Cuando atravesamos varias zonas horarias nuestro reloj biológico se desajusta y provoca un deshorden en el sueño.

Una mujer, intentando dormir.
Una mujer, intentando dormir. gtres

Empieza la semana de la resaca de sueño, del cansancio, de ir como un zombie porque tienes que adaptarte en tiempo record a una diferencia horaria de varias horas una ves que has vuelto de tu fantástico y lejano viaje de vacaciones. Cuando atravesamos varias zonas horarias nuestro reloj biológico se desajusta y provoca un desorden entre el horario de la zona al que has regresado, el tuyo, y el horario de la zona donde has estado de viaje. Ese cambio brusco ocasiona una disrupción en el ritmo sueño vigilia. La consecuencia es sentirse somnoliento y de mal humor.

Lentamente tu reloj circadiano se irá ajustando y acabará aceptando el fin de las vacaciones, pero ese proceso puede durar varios días, la idea es acelerar ese tránsito con algunos tips. Veamos:

Tips para superar el jet lag:

  • Exponte a la luz natural. Es un de la claves que la naturaleza te proporciona para resetear tus ciclos de sueño y vigilia y poder sincronizar el reloj del cuerpo a la nueva zona horaria. Los expertos sugieren exponerse de forma intencional a la luz natural, o hacerlo a la luz de cajas artificiales un tiempo antes del vuelo para ir preparando el cuerpo al cambio de ciclo circadiano. Aunque dar un paseo al aire libre parece ser una opción más eficaz y mucho más barata. Solo hay que recordar que la exposición a la luz debe coincidir con las horas de sol de la región a la que regresas, si lo haces en sentido contrario el jet lag será mucho peor.
  • Toma un suplemento de melatonina. No es que te vaya a solucionar el problema del todo pero es una ayuda nada despreciable. Los suplementos de melatonina son la versión sintética de la hormona natural que regula el ciclo sueño-vigilia en los humanos y en algunos animales. La mayoría de los expertos admite que es un modo eficaz de realinear el organismo al nuevo huso horario. El truco está en tomarla en dosis pequeñas y en no considerarla una ayuda para conciliar el sueño. En pequeñas dosis funciona para sincronizar el ritmo circadiano, en grandes dosis como hipnótico, pero no es demasiado eficaz.
  • No comas demasiado en el vuelo, de hecho lo ideal es que hagas un mini ayuno. Un estudio reciente de la Escuela de Medicina de Harvard sugiere que no comer absolutamente nada durante un vuelo largo ayudaría a ajustar el ritmo circadiano del cuerpo. Esta teoría viene de varias investigaciones en ratones en las que la restricción calórica ha producido cambios en su ritmo circadiano. Lo ideal es que tu última comida sea al mediodía antes del vuelo y luego te saltes la cena del avión, y luego una vez en tierra desayunes en la mañana de tu nuevo destino. Eso reseteará tu reloj del apetito y será una ayuda para ajustar el ritmo circadiano.


Horóscopo