mujerHoy

vivir | Entrevista

Henry Joyeux

oncólogo

Un cáncer de cada dos está vinculado a los malos hábitos alimenticios

Una chica comprando frutas y verduras.
Una chica comprando frutas y verduras. adobe stock

La forma de comer es fundamental para nuestra salud, pero también es responsable de nuestras enfermedades. Este oncólogo y cirujano francés desafía con sus teorías a los lobbys de la industria farmacéutica y agroalimentaria.

Detrás de su apariencia jovial y cortés, el doctor Henri Joyeux esconde una personalidad controvertida y audaz, comprometida con el mundo de la medicina y la alimentación. Oncólogo, cirujano y profesor de la Universidad de Medicina de Montpellier, se hizo famoso en Francia gracias a su superventas Changer d´alimentation, presente ya en las librerías españolas con el título de Come bien hoy, vive mejor mañana (Editorial Planeta).

Un interesante manual práctico acerca de cómo cocinar y comer saludablemente, donde el doctor, enemigo público de los grandes entramados industriales, aborda la alimentación como el primer y más importante factor de salud pública, y denuncia con contundencia a los lobbys de la industria farmacéutica y agroalimentaria. Un libro escrito mano a mano con su mujer, Christine Bouguet-Joyeux, que es nutricionista, y nos desvela las claves para gozar de una salud de hierro sin dejar de disfrutar de la buena cocina.

Mujerhoy Está de moda hacer dieta. Las hay de todo tipo, pero creo que a usted no le gusta la palabra régimen...

Henry Joyeux No, nada. Es una palabra muy restrictiva, hay que tener una visión global. Cuando le propones un régimen a un paciente, lo sigue durante dos meses y luego vuelve a comer mal. Lo que hay que hacer es cambiar nuestros hábitos alimenticios. Y esto no se hace de un día para otro. El régimen se prescribe cuando uno está enfermo; pero a lo que tenemos que prestar atención es a la salud, no a la enfermedad. A la gente le interesa la salud y a los médicos, la enfermedad.

Mujerhoy Y me lo dice un doctor

Henry Joyeux Precisamente porque soy cirujano y oncólogo, y conozco bien el cuerpo humano, dedico una buena parte de mi trabajo a la nutrición. Porque es la base de la salud.

Mujerhoy Usted sugiere que debemos dejar atrás la cultura de la medicina preventiva y hacer de la alimentación nuestra primera medicina. ¿Qué quiere decir?

Henry Joyeux El médico es muy bueno para resolver enfermedades concretas, pero muy malo para prevenirlas. Lo que tiene en mente desde el primer segundo es: "¿Qué es lo que voy a prescribir al paciente?". Yo, a mis pacientes les pido que dejen de tomar ansiolíticos, somníferos... y que cambien su alimentación. Como decía Hipócrates, "que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina".

Mujerhoy La medicina del futuro, por lo tanto, pondrá la alimentación en el centro...

Henry Joyeux Exacto. Los especialistas del futuro harán confluir la medicina más moderna con la prevención. Esto pasa por enseñar a la gente a gestionar su salud. Y aquí entra la alimentación. Hay que valorar al agricultor como primer agente de salud.

Mujerhoy De hecho, en su libro afirma que lo nutricional podría evitar 100.000 casos de cáncer al año solo en Francia...

Henry Joyeux Correcto. Un cáncer de cada dos está ligado a los malos hábitos alimenticios. Cuando uno tiene una alimentación saludable, se refuerza la inmunidad. Evidentemente, hay que analizar a cada paciente. Y a continuación, prestar atención a la alimentación para conseguir una buena inmunidad. En mi consulta acostumbro a preguntar: "¿Quiere tener un cáncer, señora? Dígame cuál desea, que yo le digo qué tiene que comer".

Dr. Henry Joyeux.
Dr. Henry Joyeux.

M. ¿Y de qué manera la alimentación puede impedir que las células se vuelvan cancerosas?

H. J. Lo primero, hay que analizar la forma que tenemos de alimentarnos. En Occidente, nuestra alimentación se reparte entre un 80% de productos animales y un 20% de vegetales. Hay que invertir estas cifras. Más vegetales y menos productos animales es el objetivo. Pero no se consigue de un día para otro.

"Dígame qué cáncer quiere y yo le digo lo que tiene que comer para desarrollarlo".

M. En su libro cita un artículo del profesor J.A. Scharfenberg, que sostiene que el consumo de carne favorece el cáncer. ¿Los vegetarianos y los veganos tienen entonces razón?

H. J No tomar nunca productos de origen animal me parece excesivo. Nada de miel. porque viene de las abejas; nada de huevos, porque vienen de la gallina... Yo a los veganos les llamo los talibanes de lo vegetal. De lo que se trata es de afrontar la alimentación de una manera lúcida, aumentando el consumo de legumbres, frutas y verduras.

M. ¿Ser vegano perjudica la salud?

H. J. Con una dieta vegana es posible mantenerse bien durante un año, porque tenemos reservas: en el hígado, en los tejidos grasos, en los músculos... Pero al cabo de ese tiempo, comienza uno a sentirse fatigado y a tener la libido bajo mínimos. Por ejemplo, si se quiere tener hijos, puede haber dificultades al no tener suficiente colesterol. La mitad del colesterol lo fabrica nuestro propio cuerpo, pero la otra mitad viene de la alimentación.

M. Entonces, ¿cómo debe ser nuestro consumo de carne y embutidos?

H. J. Se puede comer jamón una vez a la semana, pero es conveniente que sea del mejor. Los cerdos que han sido alimentados de forma natural, generan un jamón con ácidos grasos omega 3. En cuanto a la carne roja, debe consumirse una vez por semana, pero siempre de excelente calidad. La carne proporciona proteína de muy buena calidad y hierro.

M. Usted afirma que masticar es fundamental. ¿Por qué?

H. J. No masticar suficiente termina por provocar dolor de vientre, estreñimientos y diarreas. La saliva contiene encimas digestivas muy importantes, que sirven para digerir y para saborear. Hemos olvidado que tenemos un paladar y, que al comer rápido, perdemos la capacidad de saborear. El estómago no nos dice si algo está bueno, sino que es el paladar. Disfrutar del sabor produce felicidad y es bueno para la salud.

"El desayuno infantil con zumo, cereales azucarados y pan industrial es una catástrofe".

M. ¿Cómo es el desayuno ideal?

H. J. El cereal azucarado, el zumo de frutas y el pan industrial se han normalizado en la mayoría de los hogares. Pero deben evitarse, sobre todo con los niños. El azúcar que contienen genera una hiperglucemia que deriva en una reacción automática del páncreas y se traduce en que el niño esté nervioso, agitado. Es una catástrofe de desayuno. Los alimentos que tomamos en esa comida deberían ser frescos. Al menos una fruta de temporada, o dos si se es adulto, pero no zumo. Las fibras de la fruta ayudan a desarrollar la flora intestinal, que supone el 80% de nuestra inmunidad. También hay que prescindir de productos lácteos que destruyen nuestra flora. Junto a la fruta, el pan integral ayuda a tener una buena regulación del tránsito intestinal. Los frutos secos proporcionan calcio vegetal y los huevos, colesterol bueno. Un buen desayuno debería incluirlos

M. De los fritos, ni hablamos...

H. J. No, no es bueno freír, no es saludable. Si freímos con aceite de oliva es mejor. Lo importante es no dejar nunca que el aceite humee, ya que indica que se inicia la combustión de la grasa y se convierte en tóxico.

Vapor suave, el método de cocción más saludable

La nutricionista Christine Bouguet-Joyeux forma un tándem perfecto con su marido, Henri Joyeux. Especializada en la cocina con vapor suave, defiende este método de cocción que permite combatir las "enfermedades de nuestra civilización": el cáncer, la diabetes, la obesidad... A su juicio, esta forma de cocinar posee tres beneficios muy claros:

  • Con un tiempo de cocción corto, los nutrientes se conservan mejor. Al cocerlos en exceso, se cambia el color y el aroma del alimento, lo que significa que se destruyen las vitaminas y las sales minerales. Con cinco minutos por alimento es suficiente. Para las carnes de cocción más larga, como el cordero, 20 minutos.
  • Mediante el vapor suave, la cocción se reparte de una forma más homogénea. Es rápida y eficaz, porque penetra en el interior de los alimentos y los hace transpirar, expulsando los pesticidas y los conservantes. Y en las carnes elimina los antibióticos y el exceso de grasas.
  • Para usar esta técnica, hay que cortar los alimentos que vayamos a cocer en trozos de un centímetro más o menos, ya que el vapor, al penetrar en su interior, genera un efecto de acumulación de calor que puede estropearlos.

M. ¿Y de azúcar? Da mucha energía

H. J. ¿Energía el azúcar? ¡Demasiada publicidad! El mejor azúcar es la miel, pero siempre de proximidad, nunca de China. Chocolate sí, pero negro, sin azúcar añadido, no con leche.

"La píldora es cancerígena. Désela a los hombres y verá cómo no la quieren".

M. ¿Es malo el gluten, como dicen?

H. J. El mal gluten es malo para la salud. Hoy, el trigo esta genéticamente modificado, como el de Monsanto, que no tiene sabor. Además, provoca porosidad intestinal: el calcio animal atraviesa las paredes y acaba en nuestras articulaciones, generando dolores de rodilla y cadera. El trigo antiguo, sin embargo, proporciona una harina y un pan extraordinarios y evita que el intestino se vuelva poroso. Hace falta recuperarlo.

M. ¿Por qué recomienda lácteos de cabra u oveja, en vez de vaca?

H. J. La leche materna contiene los factores de crecimiento necesarios para las articulaciones y músculos de un bebé. Pero, la leche de vaca los tiene para las dimensiones de un ternero y no son buenos para nuestra salud. Hoy, para esterilizarla, la leche recibe un choque térmico de 140 ºC, durante tres o cuatro segundos, pero no se destruyen los factores de crecimiento. Debemos tomar leche o productos lácteos de animales pequeños, como la cabra o la oveja. Son más saludables.

M. Usted alerta del peligro que supone para las mujeres la píldora anticonceptiva, ¿por qué?

H. J. ¿Sabe lo que hay que hacer? Darle la píldora a los hombres, verá cómo no la quieren. En breve, saldrá en Francia un libro de la periodista Sabrina Debusquat, titulado J´arrête la pilule [Paro de tomar la píldora]. Aun no ha salido y los laboratorios ya la están atacando. La píldora anticonceptiva es cancerígena. La cantidad de estrógeno y progesterona que lleva para bloquear los ovarios es enorme y la cantidad de mujeres que mueren por cáncer de mama, también. Pero este dato se oculta deliberadamente, se dice que es por el estrés o cualquier otra razón.

*Artículo originalmente publicado en el número 965 de mujerhoy.


Horóscopo