mujerHoy

vivir

Reto: una semana sin móvil, ¿te atreves?

¿Recuerdas cómo vivías antes de que los móviles se empezaran a convertir en ordenadores portátiles? ¿Mejor? Te ayudamos a comprobarlo...

Una mujer, consultando el móvil.
Una mujer, consultando el móvil. Gtres

De acuerdo, convengamos que, si tienes menos de 30 años, has vivido con móviles cerca de ti toda tu vida. No obstante, no ha sido hasta hace unos 10 años cuando estos dispositivos se convirtieron en asistentes personales, incorporando agenda, recordatorios, servicios de mensajería instantánea, linternas y demás.

Aún así, el uso que muchas hacemos del móvil a día de hoy, es en muchos casos excesivo y en otros raya en lo obsesivo. Nos hemos hecho dependientes de todo lo que uno de estos dispositivos puede hacer por nosotras y que, ¡sorpresa!, también podríamos hacer nosotras mismas: recordar tomar la píldora, encontrar una parada de bus, apuntar y no olvidar el cumpleaños de nuestras amigas… De verdad: nuestras abuelas hacían vida normal y no tenían smartphone.

Para demostrar que, como tu abuela, eres capaz de sobrevivir sin tu teléfono móvil, vamos a proponerte un reto: pasar una semana sin él. No te diremos cómo hacerlo, pero sí por qué hacerlo y, para ello, contamos con la ayuda de los psicólogos expertos en ansiedad de TherapyChat, que nos explicarán por qué si lo haces, te sentirás mejor.

Razones para aparcar el móvil

  • La gente seguirá existiendo. Uno de los principales miedos cuando el móvil se estropea es perder tus contactos. Pero, vamos, a ver, ¿acaso crees que tus familiares, tus amigos, tu pareja o tu jefe son pequeñas criaturas hechas de bits que desaparecerán para siempre en alguna galaxia informática si no los enciendes en las próximas 48 horas?
  • La gente existe, ¿te lo puedes creer?, está por todas partes, y seguro que podrás contactar con esas personas a través de otros medios como el ordenador o, ¡qué loco!, el cara a cara.
  • Si asumes el reto de no depender del móvil durante una semana, te invitamos, además, a probar algo constructivo para tus relaciones: elige a 7 contactos (uno por día) y prueba a organizar una cena con ellos, llamar por teléfono o escribirles un mail o una carta desde la tranquilidad de tu hogar. Verás cómo de esta manera conectáis mucho más y vivís emociones muy superiores a lo que puede ser una conversación superficial, constante e infinita por Whatsapp
  • Gracias a esto ganarás confianza en tu círculo más cercano al saber que esas personas a las que aprecias también te aprecian a ti y están dispuestas a pasar tiempo contigo.
  • Tú molas más que todas ellas. Que levante la mano quien no tenga como referencia a alguna actriz, modelo, it girl o lo que sea. ¿Recuerdas ese estropicio que te hiciste en el pelo hace dos veranos imitando las mechas de fulanita? ¿O aquel dineral que te gastaste en los stilettos más incómodos del mundo -y posteriormente en el podólogo- sólo porque se los viste a menganita?
  • Aunque el reto de una semana sin móvil no pretende que vivas en el aislamiento total y, por ende, siempre podrás acceder a Internet desde otras plataformas, el no tener siempre a mano una guía de estilo que seguir te ayudará a tomar tus propias decisiones en algo tan tonto como el “qué me pongo” de cada uno de estos siete días.
  • Según los psicólogos, decidir por ti misma y alejarte de la excesiva información sobre moda, belleza, famosas y demás, fortalecerá tu autoestima al darte cuenta de que siendo tú misma y usando las cosas que tienes en casa, estás estupenda y no necesitas nada más. Ojo, que esto a la larga te puede ayudar a ahorrar: hay mujeres que utilizan un único bolso durante todo el invierno, ¡y sobreviven!
  • Una jornada laboral limitada. Tener el móvil siempre a mano nos hace echar más horas en el trabajo, lo creas o no. Aunque llegues a tu hora y te vayas a tu hora e ignores, por ejemplo, algún mensaje de tu jefe o algún email a deshoras, el simple hecho de ser consciente de que ese mensaje o ese mail está allí, te impide desconectar totalmente de tu trabajo e invade tu tiempo personal con preocupaciones que, en serio, pueden esperar.
  • El reto de una semana sin móvil te ayudará a optimizar tus horas de trabajo y a desconectar en tu tiempo libre.
  • Si aprovechas esa “libertad tecnológica” para dar un paseo, ver una peli o echar una siesta, estarás ayudando a disminuir tus niveles de ansiedad, lo cual se traducirá en que podrás dormir mejor y pensar mejor al día siguiente.
  • A tope de creatividad. Cuando recibes información y estímulos constantemente, tu mente se centra en procesar esos datos y trabajar con ellos, pero no se ve obligada a crear cosas nuevas. Si vives pegada al móvil, es muy posible que la mayoría de tus conversaciones estén basadas en noticias que has leído o vídeos que has visto.
  • Al prescindir del móvil por una semana, sin saberlo, estimularás tu creatividad. Aunque puedas acceder a la misma cantidad de información desde el ordenador, la relación con este dispositivo es muy distinta. Tendrás, por ejemplo, que encontrar direcciones por ti misma o arriesgarte a cenar en un lugar sin la ayuda de las aplicaciones que recomiendan y puntúan restaurantes.
  • Si te conciencias sobre esto y lo empleas a tu favor, durante tu semana sin móvil podrás realizar algún proyecto como pintar un lienzo, hacer un puzzle, inventar una receta de cocina o tomar la iniciativa de manera poco convencional en tu dormitorio. Cualquiera que sea tu elección reforzará tu autoestima y tus relaciones.
  • Relativizar los problemas. Este es uno de los puntos más importantes si decides asumir el reto de una semana sin móvil. Darte cuenta de que puedes vivir y, de paso, tu vida mejora sin estar hiperconectada, es una lección que te acompañará en todos los ámbitos en los que quieras aplicarla: los problemas, todos, son relativos, tienen la importancia que tú les des y, lo más importante, siempre podrás adaptarte y encontrar una solución.

Gracias a este aprendizaje, podrás controlar mejor tus niveles de estrés al saber que nada es absolutamente imprescindible, que tú puedes con todo y que el status quo no es el único estadío posible.

Por cierto, como todo es relativo, si no te ves con fuerzas para asumir una semana con tu móvil olvidado en un cajón, o si lo intentas y ves que en lugar de ayudarte esto te genera más ansiedad, te invitamos igualmente a crear tu propia versión de este reto.

Puedes elegir, por ejemplo, apagarlo todas las tardes en cuanto llegas a casa, mantenerlo en modo avión durante los momentos más importantes del día o desinstalar durante una semana una de las aplicaciones más "robavidas" que tengas, como una forma más suave de experimentar todos los beneficios que te hemos comentado.


Horóscopo