mujerHoy

vivir | Opinión

Las cosas claras, sin que estalle una crisis

Madrid

Quieres hablar con tu pareja de dinero, pero cada vez que lo intentas acabáis discutiendo. ¿Por qué?

La forma de tratar el tema económico depende mucho de tu grado de implicación con tu pareja. No es lo mismo estar al inicio de la relación que vivir juntos desde hace tiempo. La cuestión económica es el tema que más separaciones y peleas provoca; por ello, cuanto antes lo tratemos, mejor llevaremos nuestra vida en común.

Dejar las cuestiones claras en materia financiera ayudará a dar estabilidad a la relación. El objetivo es hablar de dinero sin discutir, pero... ¿cómo podemos lograrlo? Te enseñamos a romper con este tabú.

Las tres reglas fundamentales:

  1. En estas conversaciones debemos hablar desde nuestro punto de vista, de acuerdo con nuestros intereses e ilusiones, pero sin faltar el respeto al otro ni caer en recriminaciones.
  2. Es importante mantener la calma para que ninguna de las partes se ponga a la defensiva.
  3. Hay que dividir las tareas en la pareja sabiendo de cuánto patrimonio líquido disponemos, quién va a gestionarlo y en qué se empleará.

¿De qué hay que hablar?

Todas las parejas deberían tener un proyecto de vida en el que deben estar consensuadas cuestiones como los objetivos a alcanzar. Los gastos del núcleo familiar, los ahorros que se buscarán, las posibles inversiones, la posibilidad de que uno de los dos no trabaje... no son cuestiones que se puedan dejar al azar; si no, pueden aparecer los problemas.

¿La Ventaja?

Hablar de dinero rebaja la ansiedad y las tensiones en la relación de pareja. Tener un protocolo de actuación nos permitirá tratar cuestiones económicas sin sufrir estrés.

¿El Inconveniente?

En ocasiones es necesario fijar una cita para tratar estos temas con calma.

Las Claves:

  • Busca el momento idóneo para tener la charla. No lo abordes tras un día de trabajo duro, ni tampoco en la cama, rompiendo el encanto de un momento íntimo. Mejor cuando ambos estéis relajados y con buena predisposición al dialogo.
  • No insistas si tu pareja no está receptiva. Utiliza otra estrategia o incluso busca un intermediario de la familia con influencia para manejar mejor la situación.
  • Es muy importante ser honestos. Recuerda que el dinero y cómo lo tratamos está relacionado con nuestras emociones, con el pasado que hemos vivido en nuestro núcleo familiar cuando éramos niños. Nuestros padres son la antesala de nuestros comportamientos financieros.

Más vale prevenir...

Sé que hablar de dinero y estar ambas partes de la pareja en armonía es complicado, pero no imposible. Establecer objetivos económicos que nos satisfagan a ambos o premios a conseguir en determinado periodo de tiempo puede ayudar a que este tema deje se ser una cuestión intratable.

Ponerse en la situación del otro y entender por qué piensa como piensa sobre la gestión de sus gastos ayudará a buscar soluciones. Y recuerda que hablar de dinero evita reproches futuros. Abre la agenda y organiza una cita para dialogar sobre el asunto.