mujerHoy

vivir

Horóscopo chino: Así nos irá en el amor en el año del gallo

La argentina Ludovica Squirru, uno de los referentes de este arte en el mundo occidental, revela lo que podemos esperar de 2017

Las galletas de la suerte, un concepto chino vinculado a las predicciones.
Las galletas de la suerte, un concepto chino vinculado a las predicciones. fotolia

El horóscopo chino es un arte que busca predecir el destino y adopta la imagen de 12 animales para representar las energías que existen en el interior y en el entorno de una persona. Ludovica Squirru Dari es uno de los referentes de este arte en el mundo occidental y traduce a través de sus obras estas imágenes en historias para orientar a sus seguidores en el ámbito profesional y personal.

Acaba de publicar 'Horóscopo Chino 2017' (Ed. Urano), en el que explica que el año del gallo de fuego, que empieza el 28 de enero de 2017, será una continuidad purificadora del año del mono que "nos dejará envueltos en llamas".

Según la experta, el gallo de fuego es el signo de los líderes, los soñadores y los hiperrealistas que nos alumbran y nos conducen hacia la cruda realidad aunque siempre pongan poesía, cultura y alegría en lo que hagan. Habrá muchas marchas por la paz, por la defensa de los derechos de la mujer y en contra del maltrato a menores y del feminicidio y además crecerá el compromiso en temas como el cambio climático, la salud, la tecnología, los encuentros intercontinentales y las organizaciones humanistas.

Además de estas consideraciones generales sobre lo que nos deparará el 2017, Ludovica Squirru comparte con Mujerhoy algunas referencias de su libro en torno lo que depara el amor este año a cada uno de los signos.

La rata y el amor

Este año podrá invertir, enamorarse y crecer sin nubarrones en el horizonte, ¡adelante! En la pareja habrá que inventar nuevos juegos, cambios de roles o tomarse un tiempo para reinventarla tomando un nuevo rumbo. Intente buscarle la gracia al gallo y no lo provoque; peace and love.

  • Rata de Madera (1924-1984): este año profundizará en lazos afectivos, familiares y universales.
  • Rata de Fuego (1936-1996): este año pondrá en orden su vida, desde armarios, pasando por herencias y temas legales, hasta el vínculo con su pareja
  • Rata de Tierra (1948-2008): conocerá a una persona que la estimulará afectivamente y la sacará de la madriguera al mundo compartiendo trabajo, amor y conocimiento.
  • Rata de Metal (1900-1960): mantendrá un fuerte equilibrio entre el mundo de las ideas y la realidad, y fortalecerá los vínculos afectivos con más solidez.
  • Rata de Agua (1912-1972): será visitada por el amor con disfraces de carnaval: deberá distinguir las intenciones y confiar en su intuición para formalizar una relación que será clave en su vida.

El búfalo y el amor

Entre las decisiones del último tramo del año del mono hacia el inicio del año del gallo debió “transigir”, aceptar que está viviendo una etapa complicada en las relaciones afectivas y que deberá ser consciente de las consecuencias. El amor es el punto más vulnerable para este signo que admite (a cualquier edad) ser seducido, atrapado, enganchado velozmente por quien busque su protección y estabilidad.

  • Búfalo de Madera (1925-1985): el amor aparecerá con solidez para planear una familia en la que pueden intercambiar roles, estudiar y viajar.
  • Búfalo de Fuego (1937-1997): un amigo o gran amor reaparecerá en su vida para saldar cuentas pendientes.
  • Búfalo de Tierra (1949-2009): tendrá que reformular sus vínculos afectivos, dentro del orden familiar hay prioridades y los reclamos podrían alterar su salud. Año de definición de elecciones íntimas y de purificar sus pecados capitales.
  • Búfalo de Metal (1901-1961): año de cambiar de rumbo en su vida y decidir dónde y con quién compartirá la madurez.
  • Búfalo de Agua (1913-1973): formalizará su relación y traerá gallitos al corral, transformando su vida. Año de progreso holístico.

El tigre y el amor

El espíritu del tigre estará subordinado al tictac del gallo que lo inspirará para nuevas ideas, trabajos, sociedades, etc. Tiempo de compromisos estables y duraderos, de reconciliación con seres que dejaron marcas profundas en su memoria celular. El tigre volverá a practicar el kamasutra, el tantra y el tao del amor y del sexo.

  • Tigre de Madera (1014-1974): un flechazo lo movilizará en sus siete cuerpos y tendrá que tener una cita a solas para decidir qué rumbo darle a su vida.
  • Tigre de Fuego (1926-1986): en la pareja habrá conflictos que podrá resolver a través de constelaciones familiares o genograma.
  • Tigre de Tierra (1938-1998): resurgirá con la garra de los líderes y podrá reorganizar la familia. Está abierto a nuevos desafíos: emprenderá un viaje que podrá sentar las bases de un nuevo lugar para vivir, transmitir su experiencia o enamorarse y traer gallitos al mundo.
  • Tigre de Metal (1950-2010): recuperará el sentido del humor, los espacios al aire libre y la posibilidad de enamorarse como si fuera la primera vez.
  • Tigre de Agua (1902-1962): año de digestión de los saltos del simio y de buscar refugio en su corazón.

El conejo y el amor

El gallo puede brindarle el salto cuántico de su vida o dejarlo knock-out por un largo tiempo. El punto G del conejo es aceptar las pérdidas afectivas, los cambios en la relación con la pareja, padres, hermanos e hijos y salir en busca de su propia tribu.

  • Conejo de Madera (1915-1975): año de cambios sistémicos en su vida personal, afectiva y familiar. El amor cambiará de forma y estilo: nuevas relaciones podrán compartir su vocación, trabajo y conocimiento.
  • Conejo de Fuego (1927-1987): debe sanar mejor los vínculos familiares a través de constelaciones familiares y dejar que los demás fluyan sin ser juzgados.
  • Conejo de Tierra (1939-1999): año de contemplación y cautela ante lo imprevisible.
  • Conejo de Metal (1951-2011): “all we need is love” cantan los gatos de metal a los gritos. Tiempo de revancha con sus íntimos enemigos, asignaturas familiares y exparejas.
  • Conejo de Agua (1903-1963): su corazón latirá fuerte, un amor revitalizará el Kundalini y le invitará a viajar con la imaginación desde los almohadones de seda del Lejano Oriente despertando su curiosidad y vocaciones altruista.

El dragón y el amor

El gallo adora al dragón, lo potencia, estimula e inspira. Las relaciones afectivas se consolidarán y hasta podrá decir, "¡sí, quiero!" Traerá gallitos al mundo.

  • Dragón de Madera (1904-1964): con el empuje saltarín del año del mono llegará irradiando rayos láser de magnetismo y glamour.
  • Dragón de Fuego (1916-1976): el amor será la gran recompensa de su perseverancia. Un gallo ardiente le propondrá compartir trabajo, amor y conocimiento del gallinero.
  • Dragón de Tierra (1928-1988): sonarán vientos de boda, algún gallito en la madrugada le cantará el cocorocococó.
  • Dragón de Metal (1940-2000): aparecerán amores nuevos, algunos serán aves de paso, y uno el “gran amor de su vida”
  • Dragón de Agua (1952-2012): un amor diferente cambiará su concepción del mundo y le inspirará para compartir experiencias sin ataduras y con libertad.

La serpiente y el amor

La enciende y estimula la posibilidad de reencontrarse con sus seres queridos, amigos, examores y nuevos candidatos. Su sex appeal, glamour y simpatía serán contagiosas, tendrá una lista de candidatos para elegir cuando sienta debajo de su piel un cosquilleo que creía que había desaparecido.

  • Serpiente de Madera (1905-1965): el amor florecerá y despertará a un nuevo tiempo, diferentes costumbres y posibilidades de asociarse en una prometedora aventura.
  • Serpiente de Fuego (1917-1977): las consecuencias del año del mono las pagará a lo largo de este ciclo, posiblemente durante más tiempo si no reconoce sus zonas erróneas.
  • Serpiente de Tierra (1929-1989): durante este año deberá afrontar nuevas responsabilidades familiares.
  • Serpiente de Metal (1941-2001): abrirá la madriguera para ayudar a nuevos integrantes en la comunidad.
  • Serpiente de Agua (1953-2013): abrirá nuevas compuertas que tenía blindadas y dejará entrar al amor después del amor para darle una gran oportunidad.

El caballo y el amor

Debe perdonarse su necedad juvenil o senil, despedirse de los trenes que pasaron por delante de usted y no los tomó y configurar un nuevo mapa existencial. En el vacío encontrará las respuestas.

  • Caballo de Madera (1954-2014): llegarán gallitos, partirán monitos y tendrá capacidad para adaptarse a nuevos oficios y ocupaciones. Una relación afectiva será el bonus track del año del gallo.
  • Caballo de Fuego (1906-1966): lentamente logrará insertarse en una relación sistémica que será la llave para su estabilidad emocional y afectiva.
  • Caballo de Tierra (1918-1978): no se extravíe en deseos y situaciones imposibles, pise la tierra con nuevas herraduras mirando hacia el firmamento.
  • Caballo de Metal (1930-1990): recuperará el diálogo con su pareja, podrá formar una sociedad en la que ambos se expresen y desarrollen con éxito.
  • Caballo de Agua (1942-2002): en la pareja habrá que practicar el yoga del desprendimiento.

La cabra y el amor

Buenas noticias, después de años de esfuerzos, brincos y saltitos, llega el progreso a sus vidas. Su corazón latirá fuerte, un reencuentro con un gran amor o algún anónimo candidato que la espera hace tiempo le sorprenderá con regalos y declaraciones de amor que necesitaban en su alma romántica.

  • Cabra de Madera (1955-2015): año de avances lentos pero contundentes. Algunas situaciones imprevistas en su constelación familiar cambiarán el rumbo de sus planes.
  • Cabra de Fuego (1907-1967): año de salto cuántico en su destino. Sentirá ganas de salir del corral y viajar sin billete de vuelta por el mundo.
  • Cabra de Tierra (1919-1979): surgirán algunos picoteos con alguien del pasado y eso será muy bueno para dejar limpio el karma y avanzar en una nueva dirección.
  • Cabra de Metal (1943-2003): tal vez inicia una relación afectiva a largo plazo.
  • Cabra de Agua (1943-2003): podrá reconquistar lazos en la constelación familiar y volver a pasar días dedicándose a la huerta, arar la tierra y cosechar los frutos.

El mono y el amor

El mono recuperará su fe en sí mismo, su fuerza de voluntad, la perseverancia para plasmar sus planes a corto, medio y largo plazo. En el amor tendrá que establecer treguas de paz para no derrochar CHI, energía.

  • Mono de Madera (1944-2004): ¡bienvenidos a los siete años de bonanza! El tiempo creativo abarca desde un cambio de feng shui, look, pareja, hasta renovar a los amigos.
  • Mono de Fuego (1956-2016): deberán tener disciplina, recuperar el sentido del humor y animarse a conjugar equitativamente el tiempo con su pareja y el trabajo.
  • Mono de Tierra (1908-1968): el amor lo mantendrá en jaque. Alguna disputa o malentendido podría ocasionarle disgustos o alejamientos.
  • Mono de Metal (1920-1980): su corazón altruista albergará a nuevos andariegos que compartirán trabajo, amor y conocimiento.
  • Mono de Agua (1932-1992): podrá encauzar sus emociones y permanecer más estable con el zoo, pareja, amigos y socios. Dejará atrás relaciones tóxicas y aprenderá nuevos oficios.

El gallo y el amor

Tal vez la partida repentina de algún familiar lo trastoque emocionalmente, se sentirá vacío, agujero interior que le despertará emociones diversas y deberá estar atento a no caer en la depresión, las adicciones o relaciones tóxicas que se aprovechen de su debilidad. La familia será el gran conflicto del año. Es un año que marcará un antes y un después en su vida.

  • Gallo de Madera (1945-2005): reconfortantes encuentros con amigos de la escuela, parientes o exparejas cambiarán su cosmovisión.
  • Gallo de Fuego (1957-2017): año de grandes revelaciones y orden en el clan. La llegada de una nueva manera de vivir, dejará su corazón abierto para amar nuevamente.
  • Gallo de Tierra (1909-1969): un acontecimiento entro de su entorno de amigos o en un viaje le marcará el rumbo de su destino.
  • Gallo de Metal (1921-1981): recuperará el hilo de ADN de la constelación familiar y ordenará al clan, tribu y familia con gratitud.
  • Gallo de Agua (1933-1993): el amor lo sorprenderá y es posible que traiga al gallinero nuevos pollos o gallinas.

El perro y el amor

Es un tiempo muy positivo, benéfico, de gran expansión. Profundizará sus relaciones. El año del gallo traerá algunas turbulencias en su vida afectiva; cambiará de roles, cortocircuitos, desazón sexual y enfrentamientos por la distribución del tiempo dentro del hogar. Es tiempo de cuidar y mimar a quien se ama.

  • Perro de Madera (1934-1994): año de logros, avances y despedidas. Su ánimo mejorará si sigue los designios de quien puede aconsejarlo, guiarlo y recuperarlo.
  • Perro de Fuego (1946-2006): las heridas aún abiertas, los golpes, las traiciones del año del mono tendrán que ser sanados a conciencia, con cariño y buenas compañías.
  • Perro de Tierra (1958-2018): sentirá palpitar su corazón al ritmo de blues o de zamba, reinventándose ante una relación del pasado que tendrá un nuevo colorido.
  • Perro de Metal (1910-1970): año de grandes avances en su autoestima y la relación con sus seres queridos.
  • Perro de Agua (1922-1982): renacerá una pasión, año de revelaciones, búsqueda espiritual y realización de utopías.

El cerdo y el amor

Con su pareja o cónyuge pasarán gratos momentos de convivencia, de planes a medio y largo plazo, y se inspirará con la energía en la comunidad de los hombres. Un universo lleno de nuevas posibilidades afectivas le esperan.

  • Cerdo de Madera (1935-1995): el amor lo visitará imprevistamente, algún compromiso le dará fuerzas para proyectar gallitos en la pocilga.
  • Cerdo de Fuego (1947-2007): aliviará su equipaje, estará más focalizado en sus prioridades.
  • Cerdo de Metal (1911-1971): el amor lo sacudirá de la dermis a la epidermis y tal vez traiga gallitos al corral con alegría.
  • Cerdo de Agua (1923-1983): algunas relaciones tóxicas resurgirán y es bueno que ponga límites, si no puede hacerlo solo, busque ayuda.
  • Cerdo de Tierra (1959): año de fuertes decisiones. Podrá plasmar el amor y sembrar nuevas ideas para establecerse con solidez en su nueva vida.