mujerHoy

vivir

El 'breadcrumbing' de las relaciones de pareja

Lo que tradicionalmente, y recurriendo a los clásicos de la literatura, conocíamos como 'el perro del hortelano', vivido ahora por millenials

Todas hemos vivido en algún momento, en primera persona o como espectadora de priviliegiada con alguna amiga, aquello de que alguien 'ni come ni deja comer', o que cuando ha conseguido 'llevarte al huerto' desaparece. Estos son los términos y situaciones más o menos conocidas. Pero sin duda los millenial nos superan a la hora de renombrar y definir conceptos.

De los creadores del 'perrohortelanismo' y el 'goshting' llega ahora el 'breadcrumbing', algo así como aparecer y desaparecer como el Guadiana. Esta historia de nuestros compañeros de Eslang nos explica 'cómo se come eso'...

"Me enrollé con un tío en una boda. Él, amigo del novio; yo, amiga de la novia. Lo típico, vaya. Nos estuvimos mensajeando una semana: que si aún me acuerdo del pantalón verde que llevabas, que si jaja, yo también me lo pasé muy bien… Más típico aún. Yo no estaba especialmente interesada en volver a verle (y os prometo que la que habla soy yo, no mi despecho), pero él parecía estar dándolo todo, así que me dejé llevar. Me justifico de este modo porque, de golpe y porrazo, él fue el que desapareció y yo la que se quedó con la palabra en la boca. Y todo en cuestión de dos minutos. Me había escrito algunos mensajes por la noche, pero yo ya estaba dormida, así q… Qué leches, no os lo cuento, mejor os lo enseño:

Conversación ficticia de WhatsApp
Conversación ficticia de WhatsApp

Esa fue la última vez que supe de él. Yo me preguntaba qué había podido ocurrir entre las 11.26 y las 11.28 de la mañana. Dos minutos en los que, pobre ingenua, aún no sabía que el ghosting se cernía sobre mí. Nunca más me contestó y yo tampoco le volví a escribir porque, aunque era virgen de ghostings -jamás me había ocurrido nada parecido y jamás me ha vuelto a pasar, y de esto hace ya un año y medio-, una sabe reconocer las señales. La historia dio para muchas risas con mis amigas y varias hipótesis locas sobre lo que pudo ocurrir.

Al día siguiente subí una foto a Instagram de una cosa random. Y ahí estaba él, dándole un me gusta como diciendo “eh, que no te contesto, pero que sepas que estoy vivo”. Y así en sucesivas ocasiones. Yo me lo tomé como un ghosting con recochineo, pero ahora sé que lo que este chaval me hizo, además de un ghosting de manual, fue un poquito de breadcrumbing o, lo que hemos acertado a denominar en español, un perrohortelanismo muy tocho. Pero el mío es, afortunadamente, un ejemplo muy flojo. Veamos:

El término breadcrumbing (de ‘bread crumb’, miga de pan), también conocido como hansel & gretelling, lo ha puesto de moda el New York Times -y si lo dice el New York Times, va a misa- y describe a aquellas personas que mantienen el contacto justo contigo para que mantengas el interés en ellas, aunque nunca vayan a iniciar o retomar una relación contigo.

(Si quieres saber más sobre breadcrumbers y que no se te cuele ni uno, sigue leyendo aquí )


Horóscopo