mujerHoy

vivir

¿Hasta que la tarjeta nos separe?

Hay parejas que comparten las tarjetas de crédito y otras no: la confianza, la economía familiar y los acuerdos adoptados determinarán cada caso.

Ilustración de una pareja.
Ilustración de una pareja. Manolo Hidalgo

Madrid

La tarjeta de crédito es un medio de pago que responde al "compra hoy y paga mañana", con el que acabas debiendo al banco el dinero que has gastado y los posibles intereses derivados. Pero, si uno de los miembros de la pareja realiza compras incontroladas con ella, es posible que no llegue a fin de mes por tener que afrontar esos pagos indebidos y acumulados. Se impone tomar medidas para que la tarjeta no rompa la economía (ni la paz) familiar.

Manual del buen uso:

  1. Poner a la tarjeta un límite (cupo) de gasto mensual, superado el cual, no sea aceptada.
  2. Decidir de mutuo acuerdo el límite máximo de gasto.
  3. Pedir la tarjeta al banco que menos gastos cobre por su uso, con el interés más bajo por el pago aplazado y con menor penalización por descubierto.
  4. El día en que el banco nos envía el extracto, analizar qué compras han sido superfluas.
  5. Mirar los beneficios adicionales de la tarjeta: algunas entidades bancarias las vinculan a seguros de viajes o de hogar u otro tipo de coberturas que pueden ahorrarnos dinero a largo plazo.
  6. Qué jamás tu deuda con el banco supere tus ingresos.

Más vale prevenir...

Que uno de los dos gaste por encima de sus posibilidades no solo genera tensión en la pareja y peleas en la intimidad de la casa, también puede llevar hasta el registro de morosos si no se puede hacer frente a esa deuda.

El uso correcto de la tarjeta que se mantiene en común debe ser algo prioritario y para ello es imprescindible hacer una lista clara de lo que está prohibido financiar con ella. Una economía familiar sana te lleva a un futuro feliz, pero una economía incontrolada lleva siempre al litigio y, en algunos casos, a la separación.

Claves:

  • Conoce las ventajas. Necesitas saber lo que te cuesta mantener la tarjeta de crédito y sus comisiones. Eso te permite elegir la que más se adapta a tus necesidades.
  • Paga en líquido. No es bueno pagarlo todo con tarjeta, pues al no ver el dinero perdemos la noción del gasto. Mi consejo es que ambos miembros de la pareja, en función de lo que ganan, aporten también un dinero líquido, especificando para qué gastos se va a usar.
  • Vigila el on-line. El uso de la tarjeta puede generar robos on line; es por ello que sistemas como PayPal dan seguridad a las compras. No está de más investigar los beneficios que permiten vincular la tarjeta, evitando así el uso incorrecto de la misma por terceras personas que os roben vuestra identidad.
  • Limita el crédito. Puede ser la solución para no gastar más de lo que se ingresa. Además, nos protege ante un posible robo o pérdida de la misma.

Ventaja

Seguir un decálogo de acciones escritas por ambos miembros de la pareja permite un control de la tarjeta que nos hará avanzar en común.

Inconveniente

Hay que hacer números: si no lo has hecho hasta ahora, plantea una reunión mensual solo para ver por dónde se escapa el dinero.


Horóscopo