mujerHoy

vivir

¿Por qué a algunas mujeres les cuesta más llegar al orgasmo?

La dificultad para alcanzar el máximo placer en las relaciones sexuales tiene que ver con factores psicológicos, fisiológicos, funcionales o farmacológicos.

Una mujer, disfrutando de un orgasmo.
Una mujer, disfrutando de un orgasmo. ADOBE STOCK

El mayor órgano sexual y erótico es el cerebro y el cuerpo solo es un facilitador para llegar al orgasmo. Lo dice la psicóloga y sexóloga Raquel Graña, quien recuerda que cada orgasmo es único y diferente, tanto como personas hay en el mundo, pero con un componente eminentemente "cerebral".

Partiendo de esa base nos preguntamos entonces qué es lo que hace que les cueste más llegar al orgasmo a algunas mujeres. La experta asegura que pueden influir en la disfunción sexual femenina factores psicológicos, emocionales, fisiológicos, farmacológicos y hasta funcionales, que describe de este modo:

  1. Factores psicológicos relacionados con la no comunicación. La falta de conexión, el escaso entendimiento a la hora de expresar los gustos personales, el reparto desigual de las tareas domésticas y los conflictos externos como el trabajo pueden afectar al deseo erótico, provocando aburrimiento y monotonía.
  2. Factores psicológicos relacionados con la ansiedad. El exceso de trabajo, el estrés, el insomnio, la falta de descanso y la obsesión por querer acabar cuanto antes o por pensar “no voy a acabar” pueden afectar negativamente. Si la persona pone el foco en un pensamiento negativo éste se acaba cumpliendo, pues no está prestando atención plena a la situación ni a las sensaciones del momento. Así, la impaciencia, la presión autoimpuesta y la timidez a la hora de expresarse pueden reprimir la sexualidad.
  3. Factores fisiológicos. Pueden existir malformaciones a nivel genital como por ejemplo falta de terminaciones nerviosas en el primer tercio de la vagina (es la parte con más nervios y considerada zona de más placer a nivel vaginal). Durante la menopausia puede producirse un orgasmo más débil o menos extasiante y también la diabetes puede influir en la vida sexual.
  4. Factores funcionales. Un estilo de vida sedentario o poco saludable, la ingesta de alcohol, tabaco o bebidas con gas, el escaso conocimiento del cuerpo y de los puntos con los que se obtiene (o se da) más placer, un suelo pélvico poco ejercitado o las actitudes negativas hacia el sexo influyen de forma decisiva.
  5. Factores farmacológicos: Los antidepresivos o ansiolíticos tienen como efecto secundario la dificultad para alcanzar el orgasmo.

El clítoris, fundamental

En el caso de las mujeres que sí alcanzan el orgasmo a través de la masturbación pero les cuesta más lograrlo en pareja, existen otras circunstancias que hay que tener en cuenta, según explica la experta. Raquel Graña argumenta que, puesto que la masturbación se centra en la zona del clítoris o en combinar el estímulo sobre clítoris y vagina, y no en actuar solo sobre esta última; es posible que algunas mujeres tengan más dificultades para alcanzar el orgasmo en pareja (si es un hombre) cuando las relaciones eróticas se focalizan en el coito y se deja al clítoris en un segundo plano. Así, aunque la sexóloga está convencida de que es posible tener orgasmos con cualquier parte del cuerpo, explica que resulta más difícil para una mujer alcanzarlo si no se le estimula su zona de placer principal, el clítoris, ya sea mediante masturbación, juguetes o sexo oral.

Técnicas para llegar mejor al orgasmo

  1. ¿Estás a lo que estás? La sexóloga aconseja que a la hora de mantener relaciones sexuales seamos conscientes del momento y nos centremos en estar en el "aquí y ahora". Olvidarse de problemas, preocupaciones o quehaceres suele costar pero es fundamental si se quiere disfrutar del sexo y alcanzar el orgasmo.
  2. Conoce tu cuerpo y el suyo. Aprende cómo reaccionan las distintas partes del cuerpo, tanto a través de una erótica global, en la que se acaricia, lame y chupa como también a través de una erótica centrada en los genitales. "Siempre recomiendo coger un espejo para ver la vulva y las diferentes partes. Y a las parejas les aconsejo que comiencen a acariciarse para ver en qué lugares les gusta más. También pueden utilizar un dildo o vibrador y ser conscientes de las reacciones al usarlo.
  3. Fortalece el suelo pélvico mediante ejercicios de Kegel pero también con bolas chinas como por ejemplo las Ovo, de Diversual. La experta las aconseja porque cuentan con dos pesos que permiten comenzar con el más ligero para después aumentarlo al ritmo de cada persona. Con ellas es posible ganar elasticidad, tonicidad y sensibilidad en la zona
  4. Olvida el 'sota, caballo y rey'. Prueba otras técnicas sexuales diferentes a las habituales. En el caso de las parejas, sería útil olvidarse de los coitos y centrarse en el resto del cuerpo, en su extensión, en la masturbación, en el sexo oral e incluso practicar otras actividades como las clases de baile en pareja, pues estas contribuyen a fortalecer el vínculo, también en el aspecto sexual, pues tal como indica la experta es posible aprender a soltar la cadera dando lugar a nuevos movimientos.


Horóscopo