mujerHoy

vivir

Romance en dos pantallas

Compartir una cuenta de Netflix o HBO puede ser algo más que económico. ¡Ojito con las contraseñas!

Romance en dos pantallas
Romance en dos pantallas maite niebla

Netflix y Tinder son dos grandes inventos que han revolucionado nuestra vida privada, pero parecen diseñados para convertirnos en seres esquizofrénicos, poco estructurados e incoherentes. Uno (Netflix) parece diseñado para empujarte al sofá y despedirte de tu vida social, mientras que el otro (Tinder) te tira a la calle teléfono en mano para inventarte una historia de amor y sexo con el sujeto disponible y geolocalizable más cercano a tu domicilio legal. Pero como el mundo es un sitio diverso que ama las mezclas Netflix (y también HBO), se ha convertido también en un sitio para ligar y gestionar la vida sexual. Digamos que hay que hacer una inversión mínima en una cuenta de Netflix que da acceso a dos pantallas. El siguiente paso es buscar un ejemplar a quien ceder generosamente tu segunda pantalla, previo escarceo romántico/sexual.

Si la relación progresa adecuadamente, la persona elegida acabará sacando otro servicio streaming multimedia, digamos HBO, y lo compartirá contigo. Y ya tenemos la magia que te permitirá saber lo que está viendo el otro en tiempo real y enviarle mensajes que generarán una sensación de complicidad que allanará el camino del amor.

Si queremos ponernos solemnes, podríamos decir que la ficción se pone al servicio de la vida sexual de los usuarios de estas plataformas. Punto. Grandes historias han salido de comentar series tan sesudas como 'El cuento de la criada'. Ya se sabe que la indignación une mucho y dispara la segregación de adrenalina que ayuda a desinhibirse (y a desnudarse).

Si llegados a este punto el sujeto a quien has regalado tu contraseña se hace el remolón y no le consigues sacar ni el emoji de la berenjena (manoseado símbolo fálico de la era digital) tendrás que ser más explícita. Ha llegado la hora de cambiar la contraseña de tu cuenta y de informarle del nuevo password (porque le darás una oportunidad). La nueva contraseña debe contener en caracteres y números un mensaje claro, sin ambigüedad. Estamos hablando de algo como “FollamosONo?2015”, “Lacontraseñanoeragratis”...

No es agradable, ni fino, ni cortés. No quedaremos como unas señoras, pero esto es la jungla. Tras esta profunda reflexión, debo dar un dato: un estudio del propio Netflix reconoce que el 55% de los españoles que ven series es infiel. Para ellos, la infidelidad consiste en no esperar a tu pareja para ver el capítulo de una serie. Lo peor es que el 61% dice que lo volvería a hacer.

MORALEJA

Pensar contraseñas explícitas e inspiradoras que dejen las cosas claras.

COSAS QUE HACER

Buscar un partner in crime a quien endosarle la mitad de mi cuenta, de momento, sin propósito erótico festivo.


Horóscopo