mujerHoy

vivir

Significado de las flores: ¿para enamorar, pedir perdón o dar gracias?

¿Por qué regalamos rosas rojas para conquistar? ¿Y por qué en algunas culturas el amarillo se asocia a la mala suerte? Las flores como regalo son mucho más que un adorno.

Rosas rojas, para enamorar.
Rosas rojas, para enamorar. GTRES

El significado y uso de las flores es diferente en cada cultura. Así, por ejemplo, en algunos países latinoamericanos, como Perú, las flores amarillas se envían para mostrar reconocimiento por un buen trabajo, mientras que en España este color se asocia en ocasiones a la mala suerte, sobre todo en el mundo artístico.

Para entender el lenguaje de las flores hay que remontarse a la Antigua Grecia. Fue entonces cuando se definieron los significados y usos de las flores. De esta manera, y desde hace siglos, en la mayoría de países occidentales se relacionan ciertos colores y flores con determinados símbolos: el color blanco transmite pureza, inocencia; el rojo representa la pasión, el amor y la ambición; el rosa la candidez y la dulzura; el amarillo puede transmitir amor platónico, triunfo y riqueza.

Así, saber enviar la flor adecuada para cada situación es un arte acuñado desde la antigüedad. En la época del Imperio Romano algunas flores como las rosas se usaban para transmitir buenos sentimientos o advertencias. Así, por ejemplo, una rosa salvaje en una puerta indicaba que, tras ella, se debatían asuntos privados.

Hoy día regalamos flores para mostrar cariño y afecto, para transmitir condolencias, para demostrar a alguien nuestra alegría por una buena noticia, etcétera. De hecho, en cada lugar su significado puede variar.

En España, según explica Enrique Daguerre, presidente de Interflora España, existen situaciones en las que es apropiado enviar flores. Pero no cualquier flor. Así, en función de lo que queramos transmitir propone:

Flores para pedir perdón

En este tipo de ocasiones, lo ideal es regalar flores de color amarillo, azul o blanco. Las gerberas blancas y los lirios son una buena elección cuando quieres decir ‘lo siento’. Aunque siempre puedes optar por un ramo de rosas amarillas de tallo corto.

Flores para desear suerte

Cuando quieres desear buenaventura a alguien lo mejor es regalar tréboles y lucky bamboo o bambú de la suerte, una planta de origen tailandés que en realidad no tiene nada que ver con el bambú, aunque su forma lo recuerde. Es una tradición oriental regalar esta planta para desear suerte al inicio de algo nuevo: un negocio, una relación, una casa…

Flores para desear buena salud

Las flores amarillas, como el girasol y las margaritas, son los mejores para regalar a alguien que se está recuperando de una enfermedad.

Flores para conquistar

Cuando se quiere enamorar lo ideal son las rosas, pero hay que tener en cuenta el color porque las amarillas representan amistad, las blancas transmiten esperanza y las de color rosa, cariño. Si lo que se busca es conquistar a alguien, Antonio Martínez, vicepresidente de Interflora, considera que las rojas son la mejor opción, pues “son las preferidas para simbolizar el romanticismo, ya que radian pasión, y sabemos que al regalarlas vamos a causar un efecto arrebatador”. Además de éstas, también podemos encontrar rosas naranjas que, según Martínez, “sirven para mostrar vibrante energía y pasión por la vida y son las ideales para regalar a quien queramos animar o felicitar por algún logro importante”.

Flores para pedir matrimonio

En este caso, Enrique Daguerre aconseja obsequiar con rosas rojas porque, a fin de cuentas, son las que mejor representan el amor.

Flores para despertar la pasión

Para este tipo de situaciones, el presidente de Interflora recomienda también el uso de rosas rojas. Y no sólo como regalo en forma de ramo. Estas flores también se pueden usar como aceites esenciales, ya que su fragancia se ha identificado como afrodisiaca, e incluso sus pétalos sobre la cama o en el baño suelen asociarse como una invitación a un encuentro sexual.

Flores para animar a una amiga tras una ruptura

Las flores de tonos alegres, primaverales, son las adecuadas si lo que se busca es animar a alguien a la que han dejado. En este caso evita las rosas, por su simbolismo romántico, y elige girasoles, que evocan los días de verano, las orquídeas, que transmiten apoyo, cuando son moradas, o pureza cuando son blancas, y las gerberas en distintos colores para crear un ramo divertido que le alegre el día.

Flores para agasajar al jefe o jefa

Para estas ocasiones lo mejor es optar por un ramo grande de lilium blanco o rosa, en función de si el responsable es hombre o mujer.

Flores para impresionar a quien no te conoce

Cuando se tiene una cita a ciegas, por ejemplo, viene bien llevar o enviar un ramo que defina nuestra personalidad: en tonos primaverales cuando quieres que se te reconozca como una persona alegre y natural; de rosas cuando quieres que se te relacione con alguien elegante; o con un ramo de diseño cuando quieres que se te conozca como alguien moderno y actual.

Flores para despedir a un familiar

Cuando alguien a quien quieres se marcha lo indicado es regalarle flores de color blanco. Las más utilizadas son las rosas de cabeza grande, aunque en este caso lo mejor es inclinarse siempre por las flores preferidas de aquel que se va.

Flores para premiar el esfuerzo

Daguerre aconseja, para estas ocasiones, regalar ramos sofisticados, modernos y elegantes que definan la labor destacada de la persona a la que va dirigido.

Además de éstas hay muchas otras flores que pueden ser un buen regalo si se saben obsequiar en el momento oportuno. Antonio Martínez recuerda la margarita como una de las flores ideales que regalar a un amigo. “Y es que no hay nada mejor que las margaritas para demostrar amistad, viveza y alegría”, explica. Sin embargo, no siempre tiene el mismo significado y el color de la flor varía mucho el simbolismo. Así, y según Martínez, “si recibes por casualidad un ramo de margaritas blancas te están diciendo: ‘eres la más bella’...”.

No pasa lo mismo si lo que te regalan son anémonas. Estas flores, cargadas de significado en la Grecia antigua, simbolizan un amor intenso pero frágil, momentáneo o amenazado. Según la mitología griega, Céfiro, el Dios del viento que anuncia la primavera, se enamoró perdidamente de una ninfa que acabó convertida en flor por obra de la mujer de la divinidad.

Cuidado con los simbolismos en las flores

El uso de las flores es algo cultural. Por eso hay que saber muy bien lo que significan antes de regalarlas. Mientras que en España puedes regalar flores amarillas para pedir perdón, en Japón, en China y en Vietnam este color está mal visto. También en Rusia y en Ucrania donde el color amarillo significa infidelidad.

Y si regalas un ramo de flores amarillas a un artista en España tienes muchas posibilidades de que te lo tiren a la cara, aunque siempre hay excepciones como con Raphael. Pero en Perú, por ejemplo, lo ideal es regalar flores de este color cuando quieres expresar reconocimiento por un buen trabajo.

En Japón nunca se regalan 4 flores, porque ese es el número de la mala suerte allí. Tampoco se regalan ramos con 13 rosas (aunque aquí tampoco es muy habitual este número). Y en Rusia sólo se obsequian ramos en número par. Y, si quieres pedir en matrimonio a un chino, lo ideal es regalarle un clavel.

En España no regales nunca crisantemos, pues son los habituales para los difuntos.

Otras noticias sobre flores:

- Tendencias de boda: flores silvestres y decoración chic.

- Cuándo y cómo decorar con flores.

- La sastrería de las flores: secretos de jardín.


Horóscopo