Lecciones de belleza

Foto: 10 minutos para arreglarte el peloSi quieres que quede tan impecable como cuando vas a a la peluquería, tienes que ...

Guapa en 60 minutos

  • Llevas un día infernal, llegas a casa cansada... y tienes que prepararte para una cita muy especial. Te hemos programado, minuto a minuto, una sesión de belleza exprés para que estés radiante.

10 minutos para arreglarte el pelo

Si quieres que quede tan impecable como cuando vas a a la peluquería, tienes que hacerte con unas planchas con las que puedas alisarlo y, además, hacerte unas ondas que den un aire más sofisticado a tu peinado. Mientras te acabas de secar el pelo, enchúfalas para que vayan cogiendo la temperatura necesaria y después deslízalas mechón a mechón para que tu cabello quede liso como una tabla. Un horquilla de estrás a un lado o una diadema de fantasía te darán el toque perfecto. Y si tienes poco volumen hazte unos rizos abiertos, desde la mitad de la melena hasta las puntas. Simplemente enrolla los mechones en la plancha, gira la muñeca y el rizo ya está hecho. Cuando termines, pon la cabeza hacia abajo y, con los dedos, abre los bucles. Pulveriza laca generosamente, sube la cabeza y verás qué volumen consigues.

10 minutos para dejar el rostro radiante

El primer paso para estar perfecta es utilizar una mascarilla de luminosidad exprés que, en sólo cinco minutos, eliminará de tu rostro todos los signos del cansancio y dejará tu piel más lozana y fresca. Un truco para potenciar sus efectos es aplicártela en una capa generosa y dejarla actuar mientras te das un baño. Así, con el efecto del vapor, los poros se dilatarán y los activos que contiene podrán penetrar mejor en tu epidermis. Otra opción es utilizar una ampolla de efecto flash que, en cuestión de segundos, te cambiará literalmente la cara. Y en lugar de delatar que no has parado en todo el día, parecerá que has estado toda la tarde descansando con una siesta reparadora. Pero las virtudes de estas ampollas no acaban aquí, porque además de tensar el rostro y eliminar las huellas de cansancio, ayudan a fijar el maquillaje.

10 minutos para los ojos

Si tienes ojeras oscuras, aplícate una mascarilla o un bálsamo refrescante, específico para esta zona. Si quieres abrir tu mirada, utiliza un rizador de pestañas antes de aplicar las sombras. Los ojos ahumados son una apuesta segura. Si quieres un acabado natural, úsalas en seco y difumínalas; si prefieres un toque sofisticado, humedécelas antes. Luego, pinta una raya a ras de las pestañas y prolóngala, en sentido ascendente, hacia la parte externa del ojo. Por último, aplícate dos capas de máscara de pestañas, dejando un minuto para se sequen.

10 minutos para el maquillaje

Los productos perfeccionadores de la tez dejan el rostro uniforme. Los hay con partículas iluminadoras, que se instalan justo donde hay alguna sombra. También te ayudarán los correctores y antiojeras. Pero no los apliques sólo en la zona de los ojos, dátelos en los laterales de la nariz o en el surco nasogeniano. A continuación, llega la hora de la base de maquillaje: busca el tono lo más parecido a tu color natural y extiéndela por el cuello para evitar los contrastes de coloración. Después, el colorete dará un toque de rubor al rostro. Si temes quedar demasiado pálida, usa el truco que emplean los maquilladores de pasarela: añade un poco de blush en crema, debajo del de polvo, para resaltar el efecto “glow” (resplandor). Y termina con un brochazo de colorete en las zonas más prominentes: frente, nariz y barbilla.

5 minutos para los labios

En el manual de los maestros del maquillaje hay una premisa básica que siempre hay que cumplir: jamás deben competir los labios y los ojos. Así que, si no eres una gran experta en las brochas y te resulta más complicado maquillarte los ojos, céntrate en la boca. El primer paso es aplicarte una base alisadora específica que los suavizará, rellenará las arruguitas y además fijará el color, evitando que se desplace. ¿Por qué no te atreves a pintarlos en un rojo pasión? ¡No habrá quién se resista a unos tentadores labios rojos!

5 minutos para el cuerpo

Si tienes una velada importante no puedes dejar al desnudo ninguna parte de tu anatomía sin un mínimo cuidado que la realce. Si llevas un vestido de tirantes o con un escote de vértigo, ponte unos polvos de textura ligera que vistan tu piel con unos sutiles reflejos brillantes sobre los hombros, la espalda, los brazos y, claro está, el escote.

5 minutos para las uñas

Una manicura en tiempo récord es lo único que te queda pendiente para estar perfecta. Ponte una base emoliente para ablandar las pieles muertas y en 30 segundos las podrás eliminar. Luego, límalas para darles forma. Si no eres una experta en aplicarte el esmalte, pásales un pulidor para sacarles brillo. Parecerá que las llevas maquilladas con una laca transparente.