Lecciones de belleza

Foto: Felicidad Carrera, Directora del Centro de Estética Felicidad Carrera y Asesora de Belleza de Olay nos advierte: ...

Manchas en la piel: qué son y cómo debemos tratarlas

  • Si hay algo que nos resulta prácticamente imposible ocultar son las manchas de la piel. Ellas nos recuerdan a diario que el tiempo pasa, y no es porque no llevemos un reloj ideal en nuestra muñeca, si no porque el reloj biológico nos recuerda, como dice el refrán, que los años no pasan en balde. Los especialistas nos aconsejan no sólo un mayor cuidado de nuestra piel sino concienciarnos de que hemos de aplicarnos ya. Hemos de limitar nuestros gastos en caprichos superfluos y limpiar los pequeños tic tac de nuestra piel, antes de que los pequeños signos de envejecimiento se conviertan en luces de neón. Te presentamos las técnicas más avanzadas para intentar parar o, por lo menos, ralentizar, el tiempo.

Felicidad Carrera, Directora del Centro de Estética Felicidad Carrera y Asesora de Belleza de Olay nos advierte: "Es alarmante el elevado porcentaje de mujeres españolas con fotoenvejecimiento en la piel del rostro, cuello y escote, y cómo éste aparece cada vez a edades más tempranas. El fotoenvejecimiento se manifiesta, primero con sequedad de la piel y descamación, después con afinamiento cutáneo y falta de elasticidad (cuando el fotoenvejecimiento es muy evidente, la piel es tan fina que parece papel de fumar) y, por último, con arrugas y manchas. Una piel foto envejecida necesita numerosos tratamientos estéticos con alta tecnología y cosmética efectiva junto con dedicación constante en el domicilio para recuperar la juventud perdida".

Las manchas son estigmas que saltan a la vista. Se trata de melanodermias, que en el mejor de los casos afean el cuerpo o la cara, y en el peor, alarman justificadamente. Pero, ¿qué es cada una de ellas?

MELANODERMIAS

Así se denominan las manchas de melanina, afecciones de la piel que se distinguen por la cantidad aumentada de pigmento.

BIOPSIA ÓPTICA

La Microscopia Láser Confocal es un sistema no invasivo, que facilita la observación de las distintas capas de la piel, desde el estrato córneo hasta la dermis reticular. Esta herramienta tiene la ventaja de diagnosticar su carácter benigno o maligno en la propia consulta, rápidamente y sin necesidad de tomar muestras. Es un método 100% seguro, que no deja marcas de ningún tipo y facilita un seguimiento en profundidad de la estructura cutánea. El microscopio confocal explora la piel y así mismo, ofrece imágenes de vídeo que permiten la observación de procesos celulares, aquí y ahora. Sus ventajas son muchas con respecto a las manchas:

1. La caracterización de lesiones pigmentadas

2. La localización exacta de sus márgenes

3. La monitorización del daño tisular y su reparación

4. El establecimiento de los parámetros láser precisos para el tratamiento

Respecto a otras afecciones, permite:

1. La caracterización de la morfología de la piel normal y anormal

2. El diagnóstico diferencial entre dermatitis alérgica y dermatitis de contacto

3. La evolución del fotoenvejecimiento, desde su estado inicial a su mejoría con procedimientos médico-estéticos

MELASMA

Generalmente simétrica y en placas, es una mancha difusa, que se produce por la concentración aumentada de la melanina. Tiene una importante predisposición genética y se ubica generalmente en frente, mejillas, nariz, mentón y área peribucal. Aparece en el 70% de las embarazadas y ocasionalmente, en la menopausia, estando muy relacionada con la ingesta continua de anovulatorios a base de estrógenos y progestágenos.

TRATAMIENTO DEL MELASMA

Aunque en clínicas como el Instituto Médico Láser se está observando mejorías del melasma a través del láser, las vías tradicionales para tratarlo consisten en despigmentar y bloquear la síntesis de melanina.

OTRAS MELANODERMIAS

Existen otras manchas oscuras que se producen por interacción con factores físicos, químicos o mecánicos.

• Por agentes químicos: Se producen por la exposición al sol y el contacto con agentes químicos como los psoralenos, metales (plata o bismuto), sulfamidas, colonias, etc.

• Por agentes físicos: Sol, calor y fricción pueden causar hiperpigmentación

• Por agentes biológicos: Como la Pitiriasis Versicolor causada por el Micobacterium Furfur

• Por lesiones: Enfermedades como la psoriasis o el lupus pueden dejar una secuela hiperpigmentada en la zona afectada.

• Por factores metabólicos o nutricionales: La carencia de vitamina C o B, así como de zinc, pueden producir hiperpigmentaciones

• Por factores endocrinos: Tratamientos con corticoides o ACTH, así como por ejemplo, la enfermedad de Addison.