Di adiós a las manchas faciales con un tratamiento de fotorrejuvenecimiento

  • La exposición solar prolongada y los embarazos provocan la aparición de molestas manchas en nuestro rostro como son el melasma o los léntigos solares que solo con cosméticos (cremas o mascarillas) no pueden desaparecer.

En estos casos debemos recurrir a un tratamiento de fotorrejuvenecimiento médico que nos permita recuperar la luminosidad de la piel, estimular la formación de colágeno y eliminar las manchas.

Los quince días previos a la sesión el médico nos pautará una crema despigmentante que ayude a homogeneizar el tono de la piel y evitar quemaduras. Una vez en consulta, tras desmaquillar la piel, el doctor nos aplica un gel conductor sobre la zona a tratar y procederá al tratamiento de fotorrejuvenecimiento con Luz Pulsada Intensa.

El paciente notará un poco de quemazón, pero no dolor. Los dos o tres siguientes días deberemos utilizar una crema antiiflamatoria para evitar molestias o enrojecimiento de la zona. Durante tres o cuatro semanas deberemos continuar utilizando la crema despigmentante así como un fotoprotector solar.

En general son necesarias tres o cuatro sesiones para conseguir eliminar las manchas y mejorar la luminosidad y tono de nuestra piel. Cuando las manchas son muy profundas a veces debemos recurrir al láser para completar el tratamiento.

Para más información: www.doctoranazaretromero.com