Tratamientos

Foto: A lo largo del siglo pasado, los científicos de las universidades más prestigiosas del mundo descubrieron que es ...

Un poco de historia

A lo largo del siglo pasado, los científicos de las universidades más prestigiosas del mundo descubrieron que es posible alargar la vida de las células de ciertos organismos vivos, sometiéndolos a una restricción calórica.

Por desgracia, una simple dieta hipocalórica no es suficiente para observar dichos resultados en seres humanos. Buscando formas alternativas de reproducir los efectos de la restricción calórica para alargar la vida de los humanos, los científicos empezaron a estudiar una familia de genes, las Sirtuinas.

Descubrieron el SIRT1, también llamado el gen de la longevidad, esencial para regular nuestra salud y la longevidad de nuestras células.

Cuando, por fin, se completó el mapa del genoma humano en Abril 2003, los científicos fueron capaces de entender exactamente cómo estos genes de la longevidad incrementaban las defensas naturales y las funciones reparadoras del organismo, optimizando así su capacidad de supervivencia natural.

Extrapolando estos descubrimientos al campo cosmético, los científicos de Estée Lauder colaboraron con investigadores externos para trabajar sobre células de la piel.

Estos estudios confirmaron que el Resveratrol, en muy altas concentraciones, podía activar el gen SIRT1, y alargar la vida de las células de la piel.