Tratamientos

Foto: 1. Los productos solares son peligrosos. A. Verdadero. B. Falso. 2. ¿Qué ha cambiado en la reglamentación? A. Los ...

Test: Consigue tu permiso de bronceado

1. Los productos solares son peligrosos.
A. Verdadero.
B. Falso.

2. ¿Qué ha cambiado en la reglamentación?
A. Los índices de protección (IP o SPF) pueden sobrepasar los 100.
B. Las cifras se han quitado.
C. Sólo existen cuatro clases de protección.

3. Los sprays son menos eficaces que las cremas.
A. Verdadero.
B. Falso.

4. ¿Cómo hay que aplicarse la protección solar?
A. Siempre por la mañana, con un masaje, y hay que dejar de utilizarla una vez que nos hayamos bronceado.
B. Unos 20 minutos antes de exponernos al sol. Luego hay que repetir la aplicación cada dos horas, desde el primer día hasta el último.
C. Una capa importante de bronceador cada hora.

5. ¿Qué cantidad de crema hay que utilizar?
A. El equivalente a una pelota de golf, para el rostro y el cuerpo de un adulto.
B. La cantidad no es importante, lo que cuenta es el índice de protección.
C. Una cucharada sopera para la cara y todo el cuerpo.

6. Una piel clara puede broncearse.
A. Verdadero.
B. Falso.

7. La reverberación de los rayos solares siempre es más fuerte cuando estás...
A. Sobre la arena de la playa.
B. Dentro del agua.
C. Tumbada en la hierba.

8. Las pastillas bronceadoras...
A. Protegen de los rayos UV.
B. Tiñen la epidermis.
C. Refuerzan las defensas naturales de la piel, facilitan y prolongan el bronceado.

9. Es necesario ponerse a diario crema con protección.
A. Verdadero.
B. Falso.

10. Los autobronceadores...
A. Dan color a la piel pero no la protegen.
B. Activan la melanina.
C. Permiten no utilizar luego una crema solar.

Comprueba tu respuesta

1. B. ¿Prefieres un melanoma y arrugas? A las cremas se les reprocha que pueden causar alergias y hacer que la gente se tueste demasiado. Afortunadamente, los fabricantes han reducido los filtros químicos, los han sustituído por sustancias minerales y han aumentado la protección biológica (hidratantes, antioxidantes...).

2. C. Los índices, con la nueva norma europea, se agrupan en cuatro: protección baja (IP 6 y 10), media (15, 20 y 25), alta (30 y 50) y muy alta (50+, que fi ltra los UVB, los rayos que queman, y un tercio de los UVA, que originan arrugas). Ninguna crema protege al 100%.

3. B. Crema, espuma, aceite... con el mismo IP, todos son parecidos. Lo importante es el factor, que se elige en función de la piel y el grado de exposición.

4. B. No es necesario masajearla, ya que los filtros deben quedar en la superficie. Cuando tengas color, puedes bajar el IP, pero con cuidado. Estar morena te protege de quemaduras, pero no del envejecimiento.

5. A. En laboratorio, los índices se calculan por 2 mg / cm2 de piel, aunque sólo aplicamos un tercio de esa cantidad. Lo más sencillo es una cucharada por cada zona del cuerpo. Y para ahorrar, usa protección pasiva: sombra, gafas...

6. A. Sí, lentamente, con cuidado y alta protección. En cuanto al fototipo 1 (pelirroja de piel lechosa), debería renunciar al bronceado, porque van a ponerse roja, quemarse y arriesgarse a sufrir un cáncer. Las horas más peligrosas: de 12 a 16.

7. C. Sobre todo si la arena es blanca, incluso bajo la sombrilla, aunque peor es la nieve. Ten también mucho cuidado si vas en un barco, porque con el viento no sentirás los rayos solares. Y no olvides que las nubes no evitan las quemaduras.

8. C. Las píldoras nos hacen más tolerantes al sol, pero no nos protegen. Suelen tener caretonoides naturales (de plantas y algas), vitaminas, selenio y otros antioxidantes. Para lograr más eficacia, tómalas desde 15 días antes, durante y tras las vacaciones.

9. A. Aún siendo prudentes, el sol, la sal y el cloro agreden la piel. Necesitarás una aftersun, con ingredientes refrescantes y calmantes, que ayuden a la dermis a repararse del daño solar y a prepararse para la próxima exposición.

10. A. Algunos tienen filtro pero no reemplazan a la protección. Sin embargo, ayudan a economizar el “capital solar”, al permitirnos estar morenas sin ponernos al sol.