"Gran Hotel", la nueva serie de televisión de Antena 3, cuyo estreno está previsto para octubre, tratará de recuperar el espíritu de las novelas de Agatha Christie y del juego del "Cluedo", con Amaia Salamanca y Yon González embarcados en una historia de amor, de época y, sobre todo, de misterio.

Ambientada en 1905 y rodada en el Palacio de la Magdalena de Santander, la trama se comienza con que el joven Julio (Yon González) se infiltra en el servicio del hotel propiedad de la familia de Alicia Alarcón (Amaia Salamanca) para descubrir qué le ha pasado a su hermana, desaparecida mientras trabajaba en ese lugar. 

"Estoy emocionada, con el corazón a doscientos", revela la actriz Amaia Salamanca tras ver el tráiler de la serie, que ha presentado hoy en el III Festival de Televisión y Radio de Vitoria-Gasteiz y de la que destaca su complicada escenografía, "con movimiento constante, tanto de cámara como de personajes".

La que fuera protagonista de "Sin tetas no hay paraíso", subraya que "el público va a poder participar en todo lo que está sucediendo en la historia", y pone como ejemplo el juego del "Cluedo".

Cabe destacar además que esta producción permite que la madrileña se reencuentre profesionalmente con Yon González, con quien coincidió en sus inicios como actriz en la serie "SMS", la misma de que la surgieron Mario Casas y María Castro.

Yon González, por su parte, se ha mostrado "encantadísimo" por la oportunidad de trabajar en "Gran Hotel", actualmente en proceso de grabación, y ha expresado su deseo de poder seguir aprendiendo para, algún día, poder ser como otra de sus compañeras de reparto, Adriana Ozores.

Concha Velasco, Asunción Balaguer, Paula Prendes, Eloy Azorín y Fele Martínez, entre otros muchos, forma parte también del sólido elenco de la serie.

"Gran Hotel" constará de trece capítulos, con una duración aproximada de 60 minutos, a lo largo de los cuales, han prometido, se desvelará qué sucedió con la hermana del protagonista, aunque eso no significará necesariamente que la serie concluya, pues, según han dicho, tiene vocación de continuidad.