Natalie Portman: "Hay demasiado sexo en los medios"

  • Natalie Portman, flamante ganadora del Oscar a la mejor actriz por su papel en 'Cine negro' (Black Swan), vuelve a escena protagonizando 'Sin Compromiso', con la que debuta en una comedia romántica junto al actor Ashton Kutcher. Es la historia a una pareja de amigos con derecho a roce, jóvenes que no quieren comprometerse en una relación, pero que acuerdan mantener relaciones sexuales de forma esporádica. Orgullosa de su Oscar, feliz por su embarazo y próximo matrimonio, Natalie admite estar en el "mejor momento" de su vida en lo personal y lo profesional.

PREGUNTA: Después del riguroso rodaje de 'Cisne negro ¿cómo cambio su cuerpo para rodar este filme?

RESPUESTA: ¿Me pregunta, básicamente, que cómo engorde tan rápido? Fue muy fácil. Mi paladar estaba dispuesto a probar cualquier cosa después de tanto tiempo a dieta. Obviamente tuve que hacerlo con la ayuda de un nutricionista. Tan malo es perder peso como ganarlo sino cuentas con un médico que te guie.

P: ¿Cómo decidió convertirse en productora con la película?

R: Para mí es un gran honor interesar al público con algo que yo elegí desde el principio. Una idea que se convierte en película. Los productores son quienes realmente saben cómo conectar con el público. Ees nuy excitante ese sentimiento. La mejor experiencia que he tenido fue cuando me senté con varias actrices a hablar sobre producción

P: ¿Ser productora ejecutiva es una gran experiencia?

R: Sí. Me resulta muy raro tener la oportunidad de compartir mi tiempo con actrices de mi generación en un proyecto profesional. Los productores tradicionales de Hollywood llevan haciendo su trabajo más de treinta años. Nosotros somos gente joven experimentando un camino diferente. Madres y actrices noveles en la producción decididas a crear buenos proyectos. No estoy sola. Pertenezco a un grupo sensacional de mujeres a las que admiro y con las que salgo en Los Ángeles.

P: El sexo tiene mucho poder en esta película ¿La sociedad hace del sexo algo superficial?

R: En Estados Unidos, sin duda. Este filme pone de relieve que tenemos demasiado sexo en los medios, pero sexo disociado de las emociones. Tenemos una distancia enorme entre el sexo emocional y el sexo físico y la realidad es que pertenecen al mismo espacio.

P: ¿Le incomoda rodar escenas de alto voltaje sexual?


R: Soy una mujer bastante inmadura. Me avergüenzo fácilmente. Obligué al director a mostrarme todas las imágenes porque no quería que se viera nada que me incomodase.

P: De adolescente decía que nunca haría desnudos o escenas sexuales ¿Ha cambiado de opinión?

R: En mi adolescencia me protegía. No quería convertirme en la típica Lolita del cine. Después de rodar 'El Profesional' pensé que sería más sensato alejarme de personajes extremos, que me asustaban. Ahora me siento más fuerte; ya no soy víctima y nadie puede explotarme. Soy más fuerte de lo que parezco y aunque todavía tengo cuidado con cada paso que doy entiendo cuando el desnudo es un elemento artístico o cuando se explota a la actriz y las imágenes acaban en una web porno. En este caso es parte de la vida y tiene que ser parte del filme, digamos que estoy aprendiendo a enfrentarme a mis desnudos en el cine haciéndolos creíbles pero asegurándome que no aparece mucho de mí para que no terminen en webs porno.

P: ¿Siente la presión de ser un icono de la belleza?

R: No. No me veo como un icono, aunque sé que mi trabajo tiene mucho que ver con mi imagen. P: Hay actores que inventan la historia que no se cuenta de sus personajes ¿Le pasa igual? R: Por supuesto. Muchas veces en el guion hay detalles que te permiten ir más allá en el pasado. Otras viene a través de la familia que rodea a tu personaje, que te informan de porque es de esa manera. Me preocupo siempre más del aspecto emocional del personaje que de su imagen física.

P: Lleva una cascada de premios este año. ¿Disfruta con la alfombra roja?

R: Es maravilloso vestirse, posar para las fotos. También que te envíen trajes los diseñadores y tengas oportunidad de estrenar lo más nuevo de la temporada. Pero con tres meses de alfombras roja, tengo muchas ganas de quedarme tirada en casa una temporada con la ropa más vieja de mi armario. Como mis amigas actrices, lo que realmente queremos es ponernos unos pantalones cómodos, sin maquillaje y quedarnos en casa. En privado todas las actrices que conozco son desordenadas, sucias y se visten con ropa vieja. Pero los días que te quedas en casa te sientes fea porque de pronto te ves sin maquillaje, con el pelo revuelto y piensas que eres horrible.

P: Ganó un Oscar interpretando una bailarina de ballet ¿Son mundos parecido el de la danza y la interpretación?

R: Definitivamente son similares, pero hay diferencias muy marcadas. La dedicación y la técnica requerida para uega un papel importante. Digamos que es un paradigma porque las mujeres en ambas carreras vienen con fecha de caducidad. Enseguida son sustituidas y reemplazadas por una generación más joven. Es el reflejo de una sociedad que trata así a las mujeres en muchos campos no solo en la danza y la interpretación.

P: Su futuro marido y padre de su bebe es coreógrafo ¿Qué dirá si tiene una hija y quiere ser bailarina o actriz?

R: Probablemente no se lo permitiría (ríe). Obviamente siendo un niño le animaría a seguir sus sueños. Por supuesto hay algo extremadamente bello en la danza; es un arte que te recompensa a nivel emocional; no hay nada superficial en ello. Te hace famoso, es un círculo cerrado, no hay mucho dinero. Es un arte vocacional, de amor puro a lo que haces, aunque también puede ser un mundo muy cruel. 

P: ¿Qué siente al ganar un Oscar?

R: Lo más importante para cualquier actor es el trabajo bien hecho. No quiero ser cursi o repetitiva pero es cierto. No se ruedan películas para ganar premios. Interpretar un buen personaje es una experiencia que, al menos a mí, me llena tanto como para irme a mi casa y pensar "estoy contenta". Obviamente cuando te dicen muchas veces que tu ejercicio de interpretación merece un premio te sientes muy halagada. Pero no es mi meta