El mundo entero está loco por Pippa Middleton. Desde la boda real británica del 29 de abril, la hermana de Kate se ha convertido en la estrella, por encima de la propia duquesa de Cambridge.

Todos se quedaron impresionados al ver la figura de Pippa. A partir de ese momento, esta británica de 23 años, atractiva sonrisa y cuerpo atlético, se ha convertido en el trasero más envidiado del planeta.

Y los grandes almacenes Debenhams, que conocen todos los mecanismos del marketing, no se lo ha pensado dos veces y ha sacado las Pippa Pants, diseñadas para hacer con el trasero lo que el Wonderbra hizo con los pechos.

Desde su aparición ha demostrado ser muy popular, superando en un 148% las ventas de la lencería clásica. También hemos visto a las famosas que usan algo parecido a aquellos refajos que utilizaban nuestras abuelas, solo que en moderno. Basta mirar a Kim Kardashian y Jennifer López.

Pero desde que Pippa ha saltado a la palestra ha llevado ese deseo a otro nivel: "Ha marcado los estándares de cómo debe verse un trasero", aseguró un portavoz de la tienda a 'New Zeland Herald'. Todavía no había salido Pippa de Westminster y la página 'Sociedad para la apreciación del culo de Pippa Middleton' ya había nacido en Facebook. Sus seguidores rozan ya los 240.000, y entre ellos se encuentra Lady Gaga.

El 'paquete Pippa' en cirugía plástica
En EE. UU., para los enamorados de los cuerpos diez y la cirugía estética, el de Pippa es el culo más deseado. "No podemos darles las mismas nalgas, pero serán parecidas", afirma un cirujano plástico en el documental titulado Locos por Pippa, del productor David Notman-Watt.

El médico incluye el 'paquete Pippa' en su menú, como antes los labios de Angelina Jolie o los senos de Pamela Anderson. Otro cirujano plástico de Miami, el doctor Constantino Mendieta, habló de ella para el programa Good Morning America: "La gente quiere esas dimensiones. Es hermosa".

Una paciente que visitaba el consultorio del reconocido médico dice de ella: "Tiene un trasero bonito, que no es demasiado grande". La prensa del corazón apoda 'la buenorra real' o 'la cuñadísima' a quien antes de la boda conocían como 'Pippa perfecta'.

Hay quien dice que el príncipe Harry la bautizó Foxy Filly, algo así como pibón. Tenga o no razón Harry, lo que nadie rebate es que se trata de la soltera más cotizada del mercado.