La duquesa de Montoro dice que se encuentra en el mejor momento de su vida, aunque el amor ahora no esté de su lado. Pero cuenta con el cariño de su hija, de su ex marido, Francisco Rivera, y de su madre, Cayetana. La única hija de la duquesa de Alba habla por primera vez de la polémica boda.

Dice que se encuentra, a sus 42 años, en el mejor momento de su vida. Quizá por su vitalidad, su energía y su espontaneidad acaben de elegir a Eugenia Martínez de Irujo como la nueva imagen de la línea de zapatillas deportivas ‘Kelme Passion’. Separada desde el año 2002 de Francisco Rivera, padre de su única hija, Cayetana, no se le conoce novio oficial desde que rompió con Gonzalo Miró y se muestra orgullosa y feliz de su soltería. Aunque, paradojas de la vida, su madre no esté soltera.

Hoy Corazón ¿Es deportitsta?

Eugenia Martínez de Irujo Lo he sido, mucho. Ahora lo practico menos, pero me encanta el deporte.

H.C. ¿Es tan pasional como dicen que son estas zapatillas?
 
E.M.I. Kelme Passion va mucho conmigo... Pasión siempre hay que tener y nunca se debe perder.

H.C. ¿Se puede levantar pasiones con chándal y zapatillas?

E.M.I. ¡Claro!, la pasión está en uno mismo.
 
H.C. ¿Ha contribuido en el diseño de las zapatillas?

E.M.I. No, soy solo imagen. Aún tengo mucho que aprender como para diseñar zapatillas.

H.C. ¡Pero si ha diseñado ya antes! ¡Y hasta ha ilustrado un libro!

E.M.I. Sí, pero fue para la Fundación Pequeño Deseo. Eran las ilustraciones de un libro infantil, algo muy simple y sencillo.

H.C. ¿Es cierto que se encuentra genial en la cuarentena?

E.M.I. Sí, es verdad. Al principio me chocó lo de tener el cuatro por delante, pero ahora me encuentro fenomenal.

H.C. ¿Y sin pareja?

E.M.I. Sí, siento decepcionaros. Estoy muy a gusto sola, haces lo que quieres, no das explicaciones a nadie... Ahora estoy en el mejor momento de mi vida, que es lo que me apetece.

H.C. Para eso está también su hija, Tana.

E.M.I. Sí, claro. Con mi niña, siempre.

H.C. ¿Practica deporte con ella?

E.M.I. Montamos mucho a caballo en el campo y también jugamos al tenis, me la llevó al fútbol, que le encanta... Fran se la lleva mucho a esquiar. Yo no, me obligó mi madre de niña y nunca me ha gustado.

H.C. ¿Se ha sentido a veces decepcionada en sus relaciones de pareja?

E.M.I. Yo no me siento decepcionada en mis relaciones. No me arrepiento de nada.

H.C. ¿Ha sido muy exigente?

E.M.I. He tenido momentos buenos y malos, como todo el mundo, pero nunca he estado decepcionada.

H.C. ¿Cree aún en el amor romántico?

E.M.I. Sí, creo.
 
H.C. ¿Para toda la vida?.

E.M.I. No, para toda la vida, no. En eso hace mucho tiempo que no creo. Soy de la opinión de que todo empieza y acaba. Hay que disfrutar de las cosas mientras duren.

H.C. Está estupenda, ¿enamorada o con planes de ser madre?
 
E.M.I. ¿¡Qué dices!? Es lo último que me planteo ahora mismo... No me apetece nada. Llevo mucho tiempo soltera y así estoy genial.

H.C. ¿Qué le parece Alfonso Díez?

E.M.I. No lo conozco y, además, no me gusta hablar de temas que no son los míos. Pero mi madre está feliz, contenta y nosotros estamos encantados. Ella está radiante, se la ve pletórica y además es una mujer con mucha fortaleza.

H.C. ¿Va a ir su madre a su boda en zapatillas Kelme?

E.M.I. (Risas) No tengo novedades sobre el tema, las que tengo son las que me dan los medios de comunicación. Mientras no haya novedades, no puedo deciros nada.
 
H.C. ¿Sería capaz su madre de casarse en secreto?

E.M.I. No, a nuestras espaldas no lo haría.

H.C. ¿Cómo cree que sería la boda de su madre?

E.M.I. No sé. Pregúntale a ellos.
 
H.C. ¿De verdad que no conoce a Alfonso Díez?

E.M.I. No, no le conozco, todavía no.

H.C. ¿Usted no estuvo en el encuentro en Liria con Alfonso?

E.M.I. No, no estuve.

H.C. ¿Es cierto que Alfonso habría renunciado a todo por estar con Cayetana?

E.M.I. Eso pregúntaselo a ellos. Yo son cosas en las que no me meto.

H.C. ¿Es algo fuerte conocer al novio de una madre, que ya es abuela?

E.M.I. Bueno, yo estoy contenta de que ella esté ilusionada. Contenta de que siga siendo correcaminos, porque ella lo lleva dentro.Y que siga así por mucho tiempo, porque creo que el día que pare, se acabará. Ella está contenta, está feliz, además se la ve que está pletórica, se la ve llena de fortaleza y energía.

H.C. Antes su madre apenas viajaba y ahora no para...

E.M.I. Le daba pánico el avión. El único que cogía al año era para volar a Ibiza y hubo años que incluso se iba en barco para evitarlo. Recuerdo un viaje que hicimos a Rusia en tren. ¡Tardamos siete días porque le daba pánico volar!

H.C. Tanto usted como su madre se caracterizan por hacer siempre lo que quieren...

E.M.I. Lo intento. Mi lema es hacer lo que uno quiere siempre y cuando no haga daño. En eso me parezco a mi madre.

H.C. Hace unos días fue a ver a Cecilia Gómez con su madre y coincidieron allí con Francisco. Es sorprendente la buenísima relación que mantiene.

E.M.I. Estamos madurando.Aparte, con Cecilia siempre he tenido muy buen feeling, con Fran tengo una relación excelente y fantástica que creo que muchos padres la envidian, porque veo cosas horribles que repercuten en los hijos.

H.C. Sí, su relación con Francisco es envidiable...

E.M.I. Sí, lo que nunca he entendido es que si has querido mucho a alguien, todo eso quede apartado y haya unos odios tremendos. No lo entiendo. Existe mucho cariño entre Francisco y yo.

H.C. ¿Ha leído el libro sobre Francisco?

E.M.I. Sí, lo he ojeado, pero aún no lo he leído entero.

H.C. ¿Qué le ha parecido el libro de Manuel Vicent sobre Jesús Aguirre?

E.M.I. ¡Ay, Dios mío! No lo he leído, he oído de todo, críticas buenas y malas. Sé que el tema le ha dolido a mi madre y lo entiendo.

H.C. ¿Qué era para usted Jesús Aguirre?

E.M.I. El marido de mi madre.

H.C. ¿Es verdad que se va a escribir una biografía de su madre?

E.M.I. Bueno, de eso se encargará mi hermano Jacobo, que es el editor de la familia y seguro que lo hará muy bien.

H.C. ¿Qué es lo más duro de ser aristocráta?

E.M.I. Yo siempre digo que todo tiene su lado bueno y su lado malo. No me puedo quejar, pues he tenido mucha suerte en la vida. Quizá, alguna vez, de niña, me sentía un poco diferente, pero la madurez es un grado.

"No os vais a enterar nunca si me caso"
Si hace unas semanas expresaba su deseo de contraer matrimonio con el funcionario Alfonso Díez, ahora, la duquesa de Alba se declara contundente: "No os vais a enterar nunca si me caso". Algo que parece contradecir lo que expresó su única hija, Eugenia Martínez de Irujo, que declaraba hace unos días que su madre nunca se casaría a espalda de sus hijos. ¿Se casará Cayetana Alba en secreto? ¿Nos enteraremos cuando ya sean ella y Alfonso marido y mujer? Al menos, así lo declaró ella hace unos días, en la presentación del libro que han escrito los hermanos Francisco Rivera y Julián Contreras: "Quizá lo sabréis cuando ya esté todo hecho". Por lo pronto, parece que habrá que esperar.