Madre e hija acudieron en Madrid al desfile de la firma de moda Tot-Hom, cuya propietaria es Marta Rota, una de las creadoras más solicitadas por las mujeres de la alta sociedad española.

El desfile comenzó a las 19.15 h. e Isabel Preysler y Tamara Falcó entraron cinco minutos tarde, pero llegaron, que fue lo importante.
Por lo visto Isabel tenía invitados en casa y no tuvo más remedio que apurar hasta el último momento, pero aun así no quiso faltar a su cita con la firma Tot-Hom, cuyas prendas ocupan un altísimo porcentaje en su vestidor.
 
En cualquier caso, tampoco se perdieron mucho, teniendo en cuenta que las modelos estuvieron sobre la pasarela sesenta minutos de reloj. Sesenta. Una duración sin precedentes. Y un número de propuestas que se antojó a ratos ilimitado, porque Marta Rota, su propietaria, decidió presentar la colección al completo. Enterita: looks para el día, para la noche, para ir cómoda en el aeropuerto, para un ‘cafelito’ desenfadado a media tarde, para unas compras, para vestir a la madrina, hermanas, tías, primas, abuelas y, por supuesto, la novia en una boda... Todo. De ahí la inusitada duración.

Ellas observaron, comentaron, exhibieron vicio con la Blackberry –Tamara, Isabel no– y, finalizado el desfile, dieron la enhorabuena a la diseñadora y salieron corriendo sin hablar con la prensa porque les «esperaba el coche». Sonó más bien a ‘hemos venido por amistad, no por trabajo, y sin talón de por medio, chitón’.

Nada que ver con Carmen Lomana, que también fue. Parloteó con todos, nos contó que de novios, «cada día con uno» –en el buen sentido: de cena, al cine, de aperitivo..., solo amistad– y que Telecinco es su segunda casa. Aclamadísima por el público y rechazada por algunos famosos, es de justicia decir que sobre Lomana hay una única verdad: da gusto coincidir con ella.


¡También puedes seguirnos en facebook!

http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=1352242825&sk=wall