Prohibido aburrirse. Hay muchas razones para no hacerlo. Las tienes en los museos, los teatros, las casas de la ciencia o al aire libre. Los padres sólo tienen que tomar nota y los niños, disfrutar.