Dejó escrita la huella de su crimen. Todo le había ido bien hasta que se jactó en uno de los bares que frecuentaba del asesinato de su último marido, Jimmy Don. Uno de los clientes se lo dijo a la policía, que abrió una investigación, y salió todo a la luz. Los cadáveres estaban escondidos en el pozo y en el cobertizo. 15 años después de sus crímenes (en el año 2000), Betty fue ejecutada por inyección letal en Texas. Éste es sólo el final de una larga historia. Y Jimmy Don, su último protagonista.

Se casaron en 1982 y se fueron a vivir a una caravana. Betty lo tenía todo planeado. Le hizo un seguro de vida, lo mató y, con la ayuda de uno de sus hijos, echó su cuerpo a un pozo. Para entonces, era toda una veterana en estas lides. A los 29 años, después de 14 años de matrimonio y seis hijos en común, asesinó a su primer esposo. No le guardó el luto. A renglón seguido, se casó con Billy Cork Lane y, como no se entendía con él, le disparó dos tiros por la espalda. Salió vivo y no la denunció. Ella volvió a la carga. Contrajo matrimonio con Ronnie Thhrelked e intentó atropellarlo. Ronnie consiguió el divorcio. Betty Beets dio un paso más. Llevó al altar a Doule Wayne Barke. Tampoco le salió bien. Wayne la maltrataba y, como el divorcio era más un problema que una solución, le propinó tres disparos mientras dormía. Después, con ayuda de una de sus hijas lo enterraron y cubrieron con vigas de hormigón. El siguiente fue Jimmy Don. Pero eso ya se sabe.

FICHA POLICIAL

Nombre. Betty Beets.
Lugar de los hechos. Arkansas, (Estados Unidos).
Año del crimen. 1985.
Delito. Mató a cuatro maridos.
Móvil. Económico. Cobraba los seguros de vida de sus víctimas.
Modus operandi. Disparos de pistola.
Sentencia. Ejecución por inyección letal. Curiosidades. Dos de sus hijos confesaron que habían ayudado a su madre a librarse de los cadáveres de sus maridos.