Francis Montesinos apuesta para 2008 por talles bajos, cuerpos muy ajustados en crepe con aplicaciones de encaje, y por faldas de volantes con poco movimiento. Lo más original, un vestido de organza con un cuerpo hecho con una enorme flor en espiral de volantitos que llegaba hasta la espalda.