La madrileña María Alegre, que presentó su primera colección en 2001, y que el año pasado ya desfiló en la Pasarela Gaudí Novias, ha sido hoy la única en poner color a las novias, en abrigos y colas con enormes rosas rojas bordadas en seda y en lana.