Lo de la “vida perra” en el siglo XXI y en el mundo occidental ya no tiene mucha aplicación.Salvando los casos de maltrato y abandono que sufren algunos animalitos, los que viven en familias que los quieren y miman y a los que ellos corresponden con zalamerías y un cariño sincero, ahora viven como reyes. Limpitos, bien atendidos, bien alimentados... y ahora bien enjoyados. Si estas próximas Navidades no sabes cómo agasajar a tu buen amigo perro o gato o quieres sorprender a alguien que adora a su animal y compañero, decídete por una de estas inesperadas piezas. Alta joyería para perros y gatos. Un poco snob, si, pero original, seguro.

Daniel Espinosa es el responsable de esta poco común idea y trabaja diseños a medida y personalizados con un plazo de entrega de 30 días.

Diseños de peces para gatos y de huesos en piedras nobles para perros, cubos en los que grabar el nombre del animal o del dueño, colgantes de corazones que uno dudaría si pueden pertenecer al humano o al peludo...

Sin nada que envidiar a los ornamentos que habitualmente usamos, Espinosa propone  colgantes hechos de circonita con tallas disponibles en 3 tamaños, de 3m 6 y 10 cm y en rosa, transparente o amarillo. Cada colgante viene con una pequeña cadenita de la que cuelgan y una reasa que va en el collar del perro. Todo se vende por separado aunque en las fotos se hayan propuesto composiciones.

Los precios oscilan entre los 40 y los 500 euros dependiendo del tamaño y el tipo de piedra. En las joyas de circonita no se puede grabar el nombre del perro, pero se puede vender la placa aparte con el nombre.

Entre las piezas diseñadas, llama la atención un portaretrato de vidrio ovalado transparente con plata en el que se puede poner la foto y el telefono de dueño. Su precio en este caso es de 75 euros.