Su historia es una huida hacia delante. Se casó con James Goodyear en 1962 y tuvo a su primer hijo, James Jr., en 1966. La familia aumentó con la llegada de dos niños más: Michael, adoptado en 1967, y Kimberley, nacida ese mismo año. El padre marchó a Vietnam y, tres meses después de su regreso, sufrió una misteriosa enfermedad. Falleció en 1971. Entonces, Judi cobró una suculenta cantidad del seguro y se fue a vivir con sus hijos y su novio, Bobby Joe Morris, a Colorado. Pero no habían hecho más que llegar cuando Bobby murió. Judi volvió sobre sus pasos: recogió el cheque del seguro, cambió su apellido por el de Buenoano y se fue a vivir a Pensacola (Florida).

Entonces, le tocó el turno a Michael, que se alistó en el ejército en 1979. Por poco tiempo, ya que pronto se le diagnosticó un envenenamiento con arsénico. Fue dado de alta. En 1980, Judi vio otra oportunidad. Se llevó a su hijo a montar en canoa; ésta se hundió y él se ahogó. La madre volvió a llenarse los bolsillos. Y volvió, una vez más, a entablar relaciones, ahora con un tal John Gentry, al que un buen día el coche le saltó por los aires al explotar una bomba. ¿Casualidad? Por allí debía de andar la buena de Judi. Pese a todo, la suerte sonrió a John. No así a la criminal, que fue al fin descubierta. Se exhumaron los cadáveres de Bobby Joe y James y se comprobó que estaban llenos de arsénico. Sus últimas palabras fueron: “Sé que cuando muera iré al cielo y veré a Jesús”.

FICHA POLICIAL

Nombre. Judi Buenoano.
Lugar de los hechos. Florida, (Estados Unidos).
Año del crimen. 1971-1980
Delito. Mató a su marido y a su hijo e intentó matar a dos amantes.
Móvil. Económico. Cobro de seguros.
Modus operandi. Envenenamiento con arsénico.
Sentencia. Pena de muerte en la silla eléctrica.
Curiosidades. Fue la primera mujer ejecutada en Florida desde 1848, cuando una esclava llamada Celia fue colgada por haber matado a su patrón.