Su nombre oficial es Beijing y en ella conviven sin contratiempos tradiciones milenarias y construcciones de última generación. Esta gran urbe, poblada por más de 14 millones de habitantes, vivirá a principios del mes de agosto su gran prueba de fuego: los Juegos Olímpicos de verano. No obstante, sigue siendo un destino para descubrir.

UN PASEO POR LOS HUTONG

Lo mejor para descubrir la auténtica vida de la ciudad es acercarse a los barrios y callejones tradicionales. Para hacerlo, puedes alquilar una bicitaxi y moverte sin ningún miedo. Las casas de estos barrios son el reflejo de la ciudad antigua, viviendas de un solo piso con patio interior y totalmente grises. De camino, párate en uno de los numerosos restaurantes callejeros y prueba el pato laqueado. Se sirve asado y troceado, y es muy crujiente. Para acompañarlo, lo mejor es tomarse una cerveza. También debes comer en algunos de los animados mercados ambulantes, en donde te sirven hasta brochetas de escorpiones o de saltamontes, una tapa que te sorprenderá por su excepcional textura.

LA GRAN MURALLA

Se dice que es el único monumento de la tierra que se puede divisar a simple vista desde la Luna. Hoy día sólo permanecen en pie varios tramos de sus miles de kilómetros, todos en un radio de 200 km de la capital. Se construyó en tiempos de la dinastía Qin para protegerse de las invasiones, pero jamás llegó a cumplir su función defensiva. Bataling es la localidad más visitada de la zona y los lugareños aconsejan caminar por esta construcción hasta llegar a su parte más alta. Desde allí, las vistas resultan espectaculares. No muy lejos, acércarte hasta los pueblos de Mutianyu y Simatai, y descubrirás cómo se desarrolla la vida local.

LA CIUDAD PROHIBIDA

Fue el centro del poder en China durante más de 500 años y el conjunto de edificios mejor conservado de todo el país. Hace 200 años el precio por entrar en ella era la muerte; hoy se puede acceder a todas las estancias con sólo pagar el billete. Aquí vivieron las dinastías Ming y Qing, y recorrer sus estancias te llevará unas tres horas. Ahora mismo se está restaurando y lo estará al menos hasta 2020.

PLAZA DE TIANANMEN

Es la explanada más grande del mundo y el corazón del centro de Pekín. Desde ella puedes acceder al Museo de Historia y de la Revolución de China, al Gran Palacio del Pueblo y, un poco más al sur, al grandioso Mausoleo de Mao Zedong, donde se exhibe su cuerpo momificado.

¿CÓMO LLEGAR?

Vuelos. Desde Madrid salen cada semana aviones de las compañías Iberia (www.iberia.es) y British Airways (www. www.britishairways.com) con vuelos desde 650 €.
Información. www.turismochino.info.

¿DÓNDE DORMIR?

Para sibaritas. El Hotel Sangri-La, Beijing cuenta con todos los servicios de un gran hotel y la habitación doble se alquila desde150 €, dependiendo de la temporada. 1 Jianguomenwai Avenue. Telf.: 00 86 10 85 18 12 34.

Asequible. El Novotel Peace Beijing se encuentra muy cerca de la ciudad prohibida y de la gran plaza de Tiananmen. Es bastante acogedor y cuenta con gimnasio, piscina y salas para convenciones. La habitación doble cuesta 70 €. 3, Jinyu Hutongh. Telf.: 00 86 10 65 12 88 33.