Operaciones como contratar la línea de ADSL o cambiarse de operador de móvil pueden convertirse en una verdadera pesadilla. Te descubrimos cuáles son los principales fraudes de las compañías de telefonía, las quejas más frecuentes de los consumidores y los últimos cambios legales en el sector. No te dejes engañar, te enseñamos cómo hacerles frente.

Conviene recordar cuáles son los derechos de los consumidores con el fin de protegerse de los abusos de las compañías que prestan servicios de telefonía y de saber cuándo se debe reclamar:

Teléfono fijo. Todo ciudadano, en cualquier parte de España, tiene derecho a una línea de telefonía fija, algo que debe reclamar a Telefónica de España, que es el proveedor universal.

Internet. Además, tiene derecho al llamado “acceso funcional a internet”. Esto significa que la conexión se realiza a través de la línea telefónica tradicional, lo que deja fuera la banda ancha. En los sitios en los que hay cobertura para ADSL, entonces, el usuario no puede exigirla.

Interrupciones del servicio. Dan lugar a compensaciones, que pueden incluir una indemnización según se trate o no de causas de fuerza mayor. Cuando es superior a un euro, la compañía debe incluirlas en la factura siguiente.

Telefonía móvil. No tiene consideración de servicio universal, por lo que, en las zonas sin cobertura, no puede exigirse.

Portabilidad. Cambiar de compañía de móvil no implica modificar tu número de teléfono. En este caso, todos los trámites los realiza el nuevo operador, incluso darte de baja del antiguo. Aunque existen causas de denegaqción de la portabilidad, como la imposibilidad técnica.