RETRASOS

Siempre dan lugar a una indemnización, si bien es distinta dependiendo de la línea de la que se trate y está condicionada a que el retraso sea imputable a la compañía y no obedezca a causas de fuerza mayor, como, por ejemplo, las meteorológicas. Como norma general, en las líneas de media y larga distancia la indemnización es del 50% del precio del billete si el retraso es superior a una hora y del 100% si se ha superado la hora y media. En otros trenes, como el Euromed, el Alaris y el Altaria, las condiciones de indemnización son mejores, ya que se establece la devolución del 25% del importe del billete si el retraso es de más de 20 minutos, del 50% si se superan los 40 minutos y del 100% cuando el retraso es de más de una hora. En el AVE, la compañía reintegra el 50% del billete si el retraso es superior a 15 minutos y el 100% si sobrepasa la media hora.­

CANCELACIÓN

Cuando se produce en las 48 horas anteriores a la salida, el viajero tiene derecho a elegir entre la devolución del precio del billete o la realización del viaje por otro medio, similar al pactado, que la compañía está obligada a ofrecer. Si esta cancelación, en cambio, se produce en las cuatro horas inmediatamente anteriores a la salida, el viajero tiene derecho, además de lo anterior, a una indemnización consistente en el doble del precio del billete que ha comprado
 
INTERRUPCIÓN

Puede ocurrir también que el viaje se interrumpa una vez comenzado. En este caso, la empresa tiene la obligación de proporcionar, con la mayor rapidez posible, otro tren o medio de transporte alternativo con el que continuar el trayecto. Si la interrupción es superior a una hora, debe correr además con los gastos de manutención y de hospedaje de los viajeros.