Roxie Hart ha asesinado a su amante y Velma Nelly, a su marido y a su hermana gemela. Ambas son asesinas bellas y ambiciosas. Una hace tiempo que perdió la inocencia, la otra está a punto de hacerlo. Rob Marshall fue el director de la oscarizada “Chicago” (2002), protagonizada por Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones, que quieren huir a toda costa de la cárcel y la pena de muerte. Roxie, además de sobrevivir, está empeñada en convertirse en una celebridad y una estrella del vodevil. Está hundida, pero en su vida se cruza el abogado Billy Flynn (Richard Gere) y la suma de una serie de circunstancias conducen a Roxie hasta su sueño. ¿O no? La adaptación cinematográfica del famoso musical es una mezcla de comedia negra y drama carcelario, con más de una sorpresa incluida. Los números musicales y las canciones son el alma de este filme, donde la ciudad de Chicago se convierte también en protagonista, como una mujer caprichosa, cruel, pero tremendamente atractiva. Pese a las primeras reticencias, de crítica y público, arrasó en los Oscar de 2002, logrando seis estatuillas.