Catherine Tramell (Sharon Stone) es la protagonista de “Instinto básico”, una novelista de éxito, rica y soltera. Pero, ¿es ella la asesina que mata a sus amantes en esta película dirigida por Paul Verhoeven? No hay respuesta para esta pregunta. Forma parte de la trama, pero todos los caminos llevan a ella. Johnny Boz, un ex rockero, aparece brutalmente asesinado en su cama. ¿Y quién estaba con él la última vez que se le vio? Su novia, Catherine Tramell. Entra en escena, entonces, el agente Nick Curran (Michael Douglas), recién rehabilitado de sus adicciones, que recibe el encargo de vigilar a la principal sospechosa. Al aceptar este papel de manipuladora e inquietante bisexual, rechazado anteriormente por actrices como Demi Moore o Julia Roberts, Sharon Stone se convirtió en un icono sexual y su fama, al igual que sus ingresos, subieron como la espuma. La escena del cruce de piernas, en pleno interrogatorio, ha pasado a la historia. El baile lésbico en la discoteca frente a la mirada lujuriosa de Douglas, también. Sólo el picahielos conoce las respuestas.