Una novela de James M. Cain con una mujer perversa como protagonista es llevada a la gran pantalla. Se trata de “El cartero siempre llama dos veces”, la cinta que Tay Garnett estrenó en 1946, protagonizada por Lana Turner y John Garfield. Un hombre sin rumbo, llamado Frank Chambers, consigue trabajo en un bar de carretera regentado por el matrimonio compuesto por Nick Smith, un hombre ya entrado en años, y la joven y bella Cora. Son los años de la gran depresión económica. El trotamundos y la infeliz esposa se enamoran perdidamente hasta cometer la locura del asesinato. La víctima es –no podía ser de otra manera– el viejo Nick. En 1981, Bob Rafelson dio un nuevo aire cinematográfico a la historia de Cain, esta vez con Jack Nicholson y Jessica Lange en el papel de los amantes. La tórrida escena de la cocina se ha convertido en un clásico.