Dirigida por Henri-Georges Clouzot en 1955, “Las diabólicas” plantea un triángulo amoroso, con la particularidad de que lo forman dos mujeres y un hombre. Son Christina Delasalle (Vera Clouzot), la esposa de Michele Delasalle (Paul Meurisse), el director de una escuela privada, y la maestra Nicole Horner (Simone Signoret). Las dos son sus amantes, las dos son víctimas de sus malos tratos y las dos se unen con el objetivo de matar al tirano. Lo hacen tomar unos somníferos, lo ahogan en la bañera y lo tiran a la piscina para que parezca un accidente. Pero sus penas no acaban aquí. El cadáver desaparece y todo hace pensar que Michele no está muerto. La película se enreda y la duda se apodera de la trama. Esta cinta, que recibió el reconocimiento de la crítica de Nueva York, dio definitivamente el espaldarazo internacional a Simone Signoret, gracias a su excelente interpretación como profesora maquinadora. En 1996, las asesinas fueron encarnadas por Sharon Stone e Isabelle Adjani, bajo la dirección de J. Chechik.