Dirige el sello Esencia, especializado en novela romántica y "chick-lit", de la editorial Planeta.

"Esencia surgió como respuesta al “boom” de la novela romántica y la “chick lit” en España. Históricamente, estos géneros han tenido una imagen de literatura de poca calidad para mujeres no muy cultas, pero no tienen por qué estar peor escritos ni ser menos literarios que un libro policiaco o histórico. En los 90, hubo un renacimiento del género, de la mano de las autoras anglosajonas. Las heroínas se convirtieron en mujeres con carácter y el romántico dejó de ser considerado un género menor y mal visto. Los prejuicios, en este sentido, van a menos".

"Las lectoras buscan historias de amor apasionadas y finales felices y, según los estudios, forman un público con conciencia de grupo, que se reconoce como lector del género y que se reúne en webs o grupos de lectura. Suelo visitar sus foros y es muy sorprendente el grado de implicación y conocimiento que tienen. Hay pocos hombres, pero creo que ocurre lo mismo que con las revistas del corazón; la mujer las compra y, una vez en casa, algunos hombres las leen, aunque la mayoría no lo reconozca".

"En España, el subgénero más popular es el histórico de la Regencia
, aunque se están abriendo paso otros como el escocés, el de piratas e incluso el de vampiros. Siguen dominando el mercado las anglosajonas (recomiendo a Candace Bushnell, Nicole Jordan y, de la competencia, quizás a Sophie Kinsella), pero en España también existen, aunque muchas no se reconocen como tales. Queremos apostar por autoras nacionales y en otoño inaugurará nuestro catálogo Marta Del Riego, con una novela desenfadada y actual".