• Escritora estadounidense. Su saga, "Forastera", de la que acaba de publicar la secta parte, ha vendido 15 millones de ejemplares.

"Siempre quise escribir, pero mi padre creía que debía tener un trabajo “serio” y estudié biología marina. Cuando acabé mi primer libro, no pensaba que pudiera llegar a vivir de ello, pero tengo suerte: mis novelas gustan a todo el mundo. Mis lectores dicen que disfrutan de las descripciones detalladas de medicina y botánica, del sexo, las batallas, el heroísmo... y, sobre todo, de los personajes. Los sienten vivos y siempre quieren saber más sobre ellos. También les gusta mucho la ambientación histórica, ya que aprenden mientras se entretienen".

"Algunos dicen que las novelas románticas son sexistas. Es un estereotipo muy fuerte, sí, pero mis libros tienen más elementos... y en ellos, las mujeres son igual de fuertes que los hombres. Además, estas novelas han evolucionado y ahora son más actuales. A menudo, no influye tanto el género como la pericia del autor. Sé que en España hay un “boom” de la romántica. Creo que está relacionado con el gran número de divorcios. La gente desea creer en el amor y, cuanto menos tiene, más quiere leer sobre ello".