Son “Thelma y Louise”, o lo que es lo mismo, Geena Davis y Susan Sarandon, dos amigas –la una, ama de casa; la otra, camarera– que un buen día, hartas de la monotonía de sus vidas, se lían la manta a la cabeza y se largan en su descapotable. En principio, no iba a ser más que una excursión de tres días en su Thunderbird del 66, pero un violador borracho se cruza en su camino y transforma un tranquilo fin de semana en una huida sin retorno. Thelma y Louise se han convertido, por accidente, en asesinas. Quieren llegar a México sin pasar por Texas. La policía las persigue, pero ellas no huyen sólo de la justicia. El autor de esta “road movie” que marcó la década de los 90 es Ridley Scott. El filme, que aborda el tema de la amistad, contó, además, con la presencia de Harvey Keitel y de un debutante Brad Pitt, que además de provocar los orgasmos de una frustrada ama de casa, se queda con la pasta y las hunde un poco más...