Ingeniera técnica informática, trabaja como analista programadora en una empresa de servicios. Está casada y tiene dos hijas de tres y cinco años.

"Para mí, lo más importante de una novela es que acabe bien. Y en las románticas lo tienes garantizado. Mucha gente lee libros para que les den que pensar. Yo me quedo más a gusto con algo que me haga olvidar los problemas del trabajo o el estrés de cuidar a mis hijas. Si quiero realidad, ya tengo el telediario. Me atraen por igual el “pastel” y la acción, y si me lo dan todo junto, pues mejor. Me gustan las historias de época, los entornos ingleses, los libros de Linda Howard, Johanna Lindsey o Mary Jo Putney... También leo otros géneros; me gusta mucho Tom Clancy, pero no los autores españoles, que suelen ser muy oscuros".

"Algunas personas piensan que la novela romántica es un poco “pornográfica”, pero creo que hay de todo. Las historias sin sexo suelen ser más ñoñas: chicas más pasivas, más “rescatadas” por el héroe... Pero las autoras que escriben sobre mujeres fuertes suelen meter algo de sexo. También puede que sean algo machistas... pero es que están ambientadas en otras épocas. ¿Son machistas los libros de Jane Austen?"