La moda nos pierde... ¿o es la envidia?