Especiales

Foto: De manera paralela, y gracias a la colaboración de otras Asociaciones, se ha instalado una sala especial de mamografías ...

Proyecto Sahara, una esperanza para las mujeres saharauis

  • Humanas ONG y la Fundación Tejerina han creado la primera unidad para la detección precoz y el diagnóstico de patologías mamarias entre las mujeres saharauis, que representan casi el 65% de la población total de los campamentos localizados en la zona de Tindouf, en el suroeste de Argelia. Desde octubre de 2008, y de la mano de educadores desplazados a Rabuni, centro neurálgico de los Campamentos, se están realizado diferentes cursos de formación entre las mujeres saharauis sobre el cáncer de mama y las técnicas de detección precoz, como la autoexploración mamaria, con el fin de paliar la incidencia actual y futura de esta enfermedad.

De manera paralela, y gracias a la colaboración de otras Asociaciones, se ha instalado una sala especial de mamografías en el Hospital Nacional de Rabuni, que pretende atender a unas de 60.000 mujeres.

Al menos dos veces al año, un equipo médico se desplazará hasta Tindouf para realizar intervenciones quirúrgicas de patologías leves, pero debido a las precarias condiciones sanitarias, las mujeres con complicaciones más severas tendrán que ser trasladadas a España donde se evaluará y fijará su tratamiento. Las mujeres, que serán apoyadas en todo momento por especialistas, asesores, traductores y diferente personal sanitario, serán alojadas en los pisos tutelados que Cruz Roja destina a enfermos saharauis en varias provincias de España, y donde permanecerán hasta que puedan regresar a su lugar de origen.

Según Pilar Cabezuelo, presidenta de la ONG Humanas, dedicada íntegramente a la salud de la mujer en el Tercer Mundo, “aún se desconoce la incidencia de la patología mamaria entre las mujeres del Sahara por lo que no se puede hacer una valoración real de las necesidades económicas y humanas del proyecto. La mayoría de las mujeres carecen de historial clínico en lo referido a esta materia, por lo que tenemos que empezar prácticamente desde cero. Antes si una mujer necesitaba hacerse una mamografía tenía que recorrer más de 800 km; ahora nuestra unidad está a 40 km de los distintos Campamentos, pero seguimos necesitando más subvenciones y colaboradores para los traslados, la permanencia en España o la formación continuada del personal sanitario local”.

Los Campamentos de Refugiados están situados en el Suroeste de Argelia, en la parte más inhóspita del desierto del Sáhara, la Hamada Argelina. Las temperaturas en verano y a la sombra pueden alcanzar los 55º, sin medios para soportarlos. Los niños, mujeres y ancianos son la población permanente de los Campamentos, que subsisten gracias a las ayudas que proporciona ACNUR, ya que no disponen de ningún tipo de recursos. Cada familia recibe al mes un kilo de lentejas, alubias, pasta y arroz, así como leche en polvo, un saco de harina y un litro de aceite por persona. El resto de alimentos como carne, verdura o fruta, no pueden consumirse si no se tiene dinero.